EL GENIO SUIZO H. R. GIGER

El genio suizo H. R. Giger, el artista gráfico, diseñador y escultor detrás de las criaturas de Alien. Ese fue su trabajo más reconocido, que le valió un Oscar en 1980. Ganó fama mundial al crear el mounstruo de la película «Alien» (1979), pero su obra abarca muchas más creaciones surrealistas con imágenes de pesadilla. Humanos mezclados con máquinas (Biomecanoides), formas sexualizadas.

Giger se vio convertido de la noche a la mañana en artista de culto. Con un arte oscuro y macabro, aunque fascinantemente bello. Desde niño fue «increíblemente tímido, vago y absolutamente negado para estudiar», por lo que ya sabemos cuál era su destino.

Comenzó trabajando como diseñador de interiores en los 60, mientras estudiaba arquitectura y diseño industrial. Ahí realizó sus primeros trabajos a tinta y óleo, llamando la atención de una generación de surrealistas como Dalí, quien introduce a Giger en el mundo del cine al presentarle al artista chileno Alejandro Jodorowsky, que quería llevar a cabo el ambicioso proyecto de «Dune» en pantalla grande.

El estilo del artista es muy barroco, visceral, hiperrealista en ocasiones, pero siempre de una belleza hipnótica. A nivel diseño creó de todo: guitarras (comprendemos que muchos grupos de metal adoren su arte), portadas de discos, mobiliario e incluso su propio castillo museo en Gruyères (Suiza).

En 1975, tras la muerte de su pareja, Giger descubrió el aerógrafo para crear imágenes surrealistas y paisajes de pesadilla, así como representaciones de cuerpos humanos mezclados con máquinas, descritas por él como Biomecanoides.

Estas imágenes contienen un alto grado de fetichismo, tapizadas de simbología sexual un tanto subliminal. Su obra se caracterizó básicamente por mostrar la presencia del lado oscuro de la vida y la muerte, la manifestación latente de la violencia, la deformación de los cuerpos y los símbolos fálicos y el uso del metal como análogo a la carne humana.

Comments are closed.