AMAS DE CASA Y UNIVERSITARIOS PARA BLANQUEAR CAPITAL

En agosto de 2015, Omar Ayón Díaz, un criminal vinculado al Cártel de Sinaloa, fue detenido en Colombia y extraditado a Estados Unidos. Ayón Díaz también era investigado en México por ser parte de una red de lavado de dinero al servicio de dicha organización delictiva originada en el norte de México. El 30 de octubre de 2014, la entonces Procuraduría General de la República (PGR) declaró el aseguramiento de sus cuentas bancarias.

Junto a Ayón, la procuraduría aseguró las cuentas de unas 30 personas más. Entre ellas figuraban decenas de mujeres de Sinaloa. Enseguida ellas denunciaron que habían sido engañadas. Las señoras, en su mayoría amas de casa y desempleadas, acusaron que les habían ofrecido 500 pesos para abrir una cuenta. El dinero que les era depositado lo retiraban con la supervisión de una persona que las acompañaba y se quedaba con el mismo.

Con la detención de Ayón se sabría que esas cuentas bancarias eran parte de una red de blanqueo de capitales al servicio de ese cártel.

Una investigación del Buró Federal de Investigaciones(FBI) en colaboración con la UIF y la FGR logró desarticular una red de lavado de dinero con sede en Tijuana, Baja California, y San Diego, California, que blanqueó 19 millones de dólares.

La organización liderada por Manuel Reynoso García reclutaba en Tijuana a universitarios de entre 18 y 23 años, quienes eran trasladados a San Diego para abrir cuentas bancarias. Otros miembros de la organización viajaban a varias ciudades de Estados Unidos para recoger las ganancias de narcóticos.

Después, el efectivo lo depositaban en las cuentas bancarias abiertas por los estudiantes, pero controladas por la organización. Los fondos se transferían electrónicamente desde estas cuentas a una serie de empresas fantasma con sede en México y luego el dinero era transferido a los prestanombres del Cártel de Sinaloa.

Éstas son algunas de las estrategias descubiertas entre otras como Empresas fantasmas, que utilizan los carteles para blanquear su capital, aprovechándose principalmente de personas vulnerables en materia económica.

Comments are closed.