¿QUÉ ES LA CONTAMINACIÓN CONDUCTUAL?

Es una particularidad del comportamiento, producida cuando un receptor se adapta o se transforma lentamente –generalmente de forma inconsciente-, para parecerse lo más posible al emisor. Este cambio conductual no ocurre de forma intencional.

Hacer mímicas de las acciones que vemos en las personas que están a nuestro alrededor, nos hace parecidos a ellos y abre una posibilidad de encuentro mayor.

Se puede decir, que buscamos parecernos a los que nos rodean para ser aceptados como parte de un grupo.

Comportamientos inevitablemente contagiosos

Los bostezos: Uno de los impulsos más difíciles de resistir, es bostezar al estar en presencia de alguien más que lo hace.

Tomar riesgos: Un estudio del Instituto Neurocientífico de California, indica que ver a otros cometiendo actos riesgosos de cualquier tipo de forma exitosa, nos impulsa a nosotros a querer hacer lo mismo. 

Sonreír y fruncir el ceño: Tendemos a imitar inconscientemente las facciones de quien nos mira, como una especie de mímica. 

Mal humor en el trabajo: El humor de tus compañeros puede afectarte negativamente. 

El frío: Un estudio hecho en la Escuela de Medicina Sussex en Brighton, demostró que ver personas temblando o en condiciones de frío, puede afectarnos tanto como para que nos dé la misma sensación. (Esto no ocurre con el calor).

Pese a que hay hábitos que se contagian de forma inevitable, es importante que cada persona mantenga su esencia lo más posible y que no cambie su personalidad por la necesidad de adaptarse a un público.

Comments are closed.