DÍA INTERNACIONAL DE LA DANZA EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

En este día de la Danza a nivel mundial se muestra la capacidad de adaptación de múltiples bailarines de todo el hemisferio. Cada uno desde su aislamiento en favor de la contingencia sanitaria para prevenir el contagio del COVID-19. Sin embargo, los bailarines de danza por ejemplo no pueden dejar de entrenar puesto a que su instrumento de trabajo son sus cuerpos, encontrando formas muy diversas y creativas para continuar con sus entrenamientos diarios desde casa.

Uno de los retos es conseguir sustituir elementos vitales para su acondicionamiento y entrenamiento donde una silla por ejemplo puede convertirse en su barra que usan como soporte para no lastimar sus articulaciones.

Al igual que otras disciplinas, los bailarines se valen de plataformas digitales para continuar entrenando y mantenerse en el nivel al que están acostumbrados. Reciben rutinas de sus maestros de manera virtual y reuniones como parte del seguimiento.

Esto también permite conectarse con clases de diferentes maestros y compañías de Danza a nivel mundial abriendo el compás hacia nuevas experiencias y sacarle provecho a la situación.

Para los bailarines profesionales se le añade la preocupación económica pues no podrán presentarse hasta el levantamiento del aislamiento, la creación de una vacuna o que generen medicamentos, es decir, que esto llevará meses y tal vez más de un año donde deberán replantearse para no llegar a una crisis económica mayor.

Comments are closed.