CUICUILCO, PRIMER INTEGRADOR DE LA CUENCA DE MÉXICO

Cuicuilco es una de las zonas arqueológicas más importantes para explicar la aparición y desarrollo de las culturas más desarrolladas de Mesoamérica, donde aparece por primera vez la arquitectura de piedra a gran escala, integrándose en un asentamiento de extensas dimensiones.

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en su momento de auge (300-150 a.C.) este sitio, ubicado en el sur de la actual Ciudad de México, contaba con una población de entre 20 mil y 40 mil habitantes, siendo el primer integrador de la Cuenca de México.

Su destrucción y abandono, debido a la erupción del volcán Xitle, ocasionó una serie de migraciones y reacomodos poblacionales en la cuenca lacustre, que culminaron con la consolidación de la urbe de Teotihuacan como centro rector del periodo Clásico en el Altiplano Central.

Eduardo Noguera abrió al público el sitio arqueológico de Cuicuilco, construyendo el primer museo de sitio y efectuando algunas exploraciones. Ángel Palerm y Eric Wolf descubrieron un nuevo conjunto de siete edificaciones en el lado poniente de la avenida Insurgentes. En 1990 se localizaron diversos edificios, resaltando los habitacionales de planta circular.

Comments are closed.