ARTES VIVAS DEL MUSEO DEL CHOPO

Desde hace algunos años, el Museo Universitario del Chopo creó una sección en la que caben manifestaciones artísticas que antes los programadores culturales no sabían ni dónde acomodar: las Artes Vivas. Éste es el lugar, precisamente, al que llegan (para ser presentadas al público) propuestas heterodoxas relacionadas con el arte de la presencia.

Es decir, en Artes Vivas, que coordina desde 2017 Gabriel Yépez, se programan desde obras de teatro y danza, hasta performance y happening, sin olvidar los conciertos: todo lo que implica el cuerpo… la presencia de una persona frente a otra. “Esta es la brújula en la que nos movemos conceptualmente”, explicó Yépez.

Por ejemplo, los días 12, 13 y 14 de marzo de 2020, cuatro coreógrafas, dos bailarines y tres continentes estarán representados en la obra de la canadiense Mélanie Demers, quien estrena en México Danse mutante, proyecto en el que participan Liv Young (Nueva York), Kettly Noël (Bámako, Malí) y Ann Van den Broek (Rotterdam, Holanda). Todas ellas, a partir de una pieza original de Demers, han generado su propia mutación de la obra. Lo que termina en un maratón escénico de cuatro piezas de danza en dos horas y media.

Sobre el tipo de público al que va dirigida la programación de Artes Vivas, su coordinador explicó que, por ser un espacio de la Universidad Nacional Autónoma de México, se piensa, desde luego, en los propios universitarios, pero nunca limitado a ellos. Utilizando el pensamiento de Pierre Bourdieu, precisó que no existe un espacio que sea capaz de abarcar el gusto de todos los públicos, pues el gusto es una construcción cultural. No obstante, desde Artes Vivas se piensa en un público abierto a todas las manifestaciones.

Por último, sobre lo que viene en el área que dirige, sostuvo que se han consolidado como parte de un circuito internacional que promueve las artes vivas en el mundo.

Comments are closed.