Pensamientos de un loco: equilibrio

Foto: Eduardo Tovar Herrera

Proviene del término latino “aequilibrium”, conformado por los vocablos del mismo origen: “aequus”, que significa “igual”, y “libra” que refiere “balanza”.


Para conservar el equilibrio, debemos mantener unido lo interior y lo exterior, lo visible y lo invisible, lo conocido y lo desconocido, lo temporal y lo eterno, lo antiguo y lo nuevo.

John O’Donohue

Podemos notar que la balanza está en una estrecha vinculación con que efectúa a distintos objetos con un poder distinto, es capaz de producir una estabilidad. El hecho de que en las voces del auge se refiera a una balanza no se desacredita ya es la causa de este instrumento lleno de simbolismo para medir masa y/o objetos e incluso sentimiento y emociones…

Considero que no es sencillo mantener el equilibrio emocional, ya que, una palabra, mala noticia, una discusión o un hecho inesperado puede tornarlo de una manera caótica.

En nuestra cotidianidad hay ocasiones, un ápice en la cual el tiempo se para como un acto de conciencia en el cual tenemos una meditación interna con el que nuestra mente pregunta sobre nuestro bienestar emocional. Como podemos ver en esta modernidad la jovialidad y bienestar emocional están adquiriendo mayor validez en nuestra vida al punto de ser normalizada. Hay que ser conscientes del cuidado de nuestra mente, pero hay puntos clave para tener un equilibrio emocional en días catastróficos.

Primero hay que identificar o saber que son las emociones:

Estas son las alteraciones de un ánimo y sus vertientes ya se tratase de un ánimo intenso pasajero, agradable o penoso que va en relación con una conmoción somática.

La cúspide de la armonía sentimental pasa por la gestión sentimental ya que estas nos invaden de por vida. Claro está que el equilibrio emocional está relacionado con la estimulación correcta de emociones experimentadas. Es por eso que cuando se conoce la función de las emociones podemos tener un autoconocimiento y esto tiene la equivalencia de una mejor toma de decisiones, ser más flexible cognitivamente y mayor control con lo que ocurre en nuestro entorno.

Otra diferencia grande es la emoción y el sentimiento.

Dejándolo claro la emoción es la respuesta inmediata de nuestro organismo que hace frente a una situación.

Las principales diferencias entre emoción y sentimiento son su duración, intensidad y reacción de nuestro cuerpo. 

La emoción es básica, primitiva y unidireccional, mientras que el sentimiento implica la capacidad de pensar conscientemente y reflexionar sobre él sentir. Por tanto, tienen que ver con la capacidad de pensar de forma abstracta y simbólica.

Ser conscientes de nuestros sentimientos ayuda a poder gestionarlos. Sin embargo, las emociones aparecen queramos o no, ya que surgen de forma automática ante una situación o pensamiento.

El equilibrio emocional es fundamental en nuestras vidas, hay días en los que pasamos por momentos de presión y esto ocasiona que no nos demos la importancia que merecemos y por más que intentemos de equilibrar todo constantemente nos cuestionaremos que cosas se sostienen por sus propios medios y que se sostiene por el esfuerzo diario, muchas veces hay que soltar todo y ver que se mantiene y que colapsa, soltar también preserva y por ende muestra lo que debe quedarse.

Hay ejercicios para el equilibrio emocional como:

  • Aceptar la adversidad: ser conscientes de que afrontaremos momentos de dificultad es un paso importante a la hora de hacer frente a los problemas. Se trata de un punto de realismo. Hay situaciones que pueden ser negativas y actuaciones que pueden salir mal. Es así.
  • Equilibrio: tener el control de las emociones debe permitirnos estar alineados con la realidad de la situación. Todo para que esta, junto a las preocupaciones intrínsecas que surgen, no nos acabe superando.
  • Tiempo de reflexión: en los momentos de más ajetreo, debemos lograr la pausa necesaria para valorar la situación y ver en qué punto nos encontramos ¿Debemos actuar o no?
  • Poder de decisión: pasar de espectador a protagonista está en nuestras manos. Consiste en asumir las riendas de nuestra vida y prepararnos para tomar decisiones cuando sea necesario. Debemos desarrollar la capacidad de decisión. Hay que decidir por uno mismo.
  • Cuídate: cuerpo sano, mente sana. Tan básica como manida, la expresión muestra una realidad: hacer ejercicio y mantener una dieta equilibrada posibilitará que nuestro estado anímico tienda a ser mejor. El consumo de sustancias u otros elementos perjudiciales no favorecen nuestro objetivo de bienestar.
  • Respirar: calma. Momento de pausa. Respira con tranquilidad. Escucha tu respiración. Tomarnos un espacio para nosotros, para tan solo respirar, nos va a permitir encontrar ese momento que tanto buscamos.
  • Análisis del entorno: detectar si aquellos que nos rodean nos permiten mantener la armonía emocional es fundamental. Un entorno sano, lejos de malas vibraciones, nos ayudará a crecer. Por ello, debemos estar preparados para descubrir y eliminar relaciones tóxicas.

ATiempo.Tv es el primer medio de comunicación nativo digital e independiente en Coahuila, caracterizado por su compromiso y responsabilidad de contribuir a la sociedad; brindando información verificada de manera profesional, ética y confiable. Es por eso que te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales para que tengas acceso a las noticias más relevantes a nivel local, nacional e internacional.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.