Pierde Museo del Desierto propiedad de la Poza de la Becerra en Cuatro Ciénagas y 10.5 millones de pesos

Dada la Sentencia Definitiva 144/2021 dentro del expediente 539/2015 del Poder Judicial de Coahuila, se acredita que el contrato inicial mediante el cual se realizó la sesión de la Poza de la Becerra en Cuatro Ciénegas a Luis Lauro Rivas Cantú, quien posteriormente vendería la propiedad al Museo del Desierto en $10,500,000 no es legal. Aunado a lo anterior, el Museo del Desierto y Luis Lauro Rivas Cantú deberán pagar a los legítimos propietarios daños y perjuicios que pudieran ascender a los 2 millones y medio de pesos a favor.

La resolución de la Licenciada MA. Del Rosario Moreno Ruelas, Jueza Tercero de Primera Instancia en Materia Civil en Coahuila, menciona que se declara la nulidad de la escritura pública 224 del 27 de septiembre del 2012, realizada por el Notario Público José Antonio Juaristi Septién que ampara la compra de la “Poza de la Becerra” por parte de la Asociación Civil Amigos del Desierto de Coahuila AC. (Museo del Desierto), representada por el biólogo Arturo Homero González por $10,500,000.

Contrato de compraventa entre el Museo del Desierto (Amigos del Desierto de Coahuila AC) y Luis Lauro Cantú Rivas. Este contrato fue cancelado dado que el contrato mediante el cual Luis Lauro Cantú Rivas acredita la propiedad era invalido.

El supuesto propietario de la Poza de la Becerra, Luis Lauro Cantú Rivas quien realizaría la venta del predio al Museo del Desierto, válido la propiedad del terreno en un contrato supuestamente firmado entre él y la señora Margarita González Gutiérrez, su abuela, el 12 de enero de 1991. En dicho contrato doña Margarita le donaba gratuitamente la propiedad a su nieto. Cabe aclarar que ni el Museo del Desierto ni Luis Lauro Cantú Rivas presentaron dicho contrato durante el proceso judicial y al solicitarle copia simple del mismo a Everardo Alanís Guerra, notario público que daría fe del mismo, tampoco lo presentó.

El Notario Público Everardo Alanís Guerra de Nuevo León, dio fe del contrato de donación de la Poza de la Becerra de parte de Margarita González Viuda de Cantú a Luis Lauro Cantú, sin las presencia de la primera dado que esta ya había fallecido.

El 19 de enero del 2010, 19 años después de la supuesta sesión de La Poza de la Becerra fallece doña Margarita, pero durante todo ese tiempo la Señora se siguió acreditando como la propietaria del predio, firmando diversos contratos de arrendamiento incluido uno con Promotora de Turismo de Monclova AC el 30 de junio de 2009. La señora Margarita hubiera estado cometiendo fraude al realizar contratos sobre un predio que supuestamente había sido donado a su nieto.

El mismo Luis Lauro Cantú Rivas el 30 de junio de 2009, representó a la señora Margarita González en un convenio de terminación anticipada de contrato de renta de La Poza de la Becerra con Promotora de Turismo de Monclova, junto a Juan Alberto Rivas Cantú y Carlos Gabriel Cantú de la Garza. ¿Para qué el mismo Luis Lauro Cantú Rivas, supuesto propietario de la Poza de la Becerra, requeriría un poder legal de doña Margarita si él era el supuesto dueño?

En este contrato Luis Lauro Cantú Rivas en el 2009 representaba a doña Margarita en la terminación anticipada de un contrato. ¿Para qué representar a doña Margarita si él era el dueño de la propiedad?

Tres meses después del fallecimiento de Margarita González Gutiérrez el 28 de abril del 2010 y sin la obvia presencia de ella, el notario público número 96 de Nuevo León Everardo Alanís Guerra, dio fe y elevó a escritura pública el contrato público de la supuesta donación de la Poza de la Becerra a Luis Lauro Cantú Rivas de 1991, ante la sola presencia de Luis Lauro el único interesado y sin testigos.  

Respaldado en la figura del contrato de donación de 1991, el Museo del Desierto representado por Arturo Homero González, director del Museo y representante legal de la Asociación Civil Amigos del Desierto de Coahuila AC, firmó un contrato de compraventa de la Poza de la Becerra con el nieto de doña Margarita, Luis Lauro Cantú Rivas.

Según consta en el expediente judicial, el Museo del Desierto representado por Arturo Homero González fue advertido de la falsedad del contrato mediante el cual Luis Lauro Cantú Rivas se acredita como propietario de la Poza de la Becerra en Cuatro Ciénegas; sin importar las advertencias, el 29 de septiembre de 2012, Arturo Homero González representando al Museo del Desierto firmó un contrato para adquirir el predio en 10.5 millones de pesos a Luis Lauro. Los comentarios sobre la falsedad del contrato, según consta en el expediente, fueron realizadas al Museo del Desierto por parte de los empresarios Armando de la Garza y Jorge Kalionchiz.

Por otra parte al consultar con algunos involucrados, consideran que la venta del predio en 10.5 millones de pesos es un costo irrisorio, dado que según especialistas el costo de dicha propiedad por lo menos debe de ser de 50 millones de pesos.

Finalmente el pasado 19 de agosto del presente año la Licenciada MA. Del Rosario Moreno Ruelas, Jueza Tercero de Primera Instancia en Materia Civil sentenció la nulidad del contrato que daba posesión al Museo del Desierto sobre La Poza de la Becerra en Cuatro Ciénegas, así como del supuesto contrato de donación que daba propiedad del mismo predio a Luis Lauro Cantú Rivas.

Ahora el Museo del Desierto tendrá que interponer las acciones legales para echar abajo la sentencia de la Juez del Poder Judicial de Coahuila y a la par, tratar de recuperar los 10.5 millones de pesos que pagaron por la Poza de la Becerra indebidamente.

ATiempo.Tv es el primer medio de comunicación nativo digital e independiente en Coahuila, caracterizado por su compromiso y responsabilidad de contribuir a la sociedad; brindando información verificada de manera profesional, ética y confiable. Es por eso que te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales para que tengas acceso a las noticias más relevantes a nivel local, nacional e internacional.

Comments are closed.