ORGANIZACIONES PATRONALES RECHAZAN LA REFORMA DE LA LEY DE PRESUPUESTO: DIPUTADO FEDERAL DIEGO DEL BOSQUE RESPONDE.

El 30 de abril, un grupo de organizaciones patronales enviaron sus preocupaciones a los diputados de Coahuila sobre la Ley de Presupuestos y Responsabilidad Hacendaria, rechazandola, asegurando que esta medida vulnera la democracia nacional. El diputado por Morena Diego del Bosque asegura que se busca mejorar la ley y que su objetivo no es la división de poderes.

Los legisladores federales de Coahuila recibieron una carta por parte de distintas organizaciones patronales de la región sureste del estado entre ellas la Cámara Nacional de Comercio (CANACO) Saltillo, la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC), la Asociación de administradores de Recursos Humanos Coahuila Sureste (ARHCOS) entre otros, dónde redactaban sus preocupación sobre la iniciativa de reforma a la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, que permitiría que el gobierno mexicano reoriente el gasto sin la intervención del Congreso en caso de una emergencia económica. 

Estos organismos consideran que con los cambios que propone la Federación, se permitirá que el Poder Ejecutivo a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público tenga la facultad de disponer de manera arbitraria de los recursos del Presupuesto de Egresos de la Federación sin la aprobación de la Cámara de Diputados, asegurando que sería un atroz atropello a la división de poderes y que esta iniciativa vulnera la democracia nacional y el estado de derecho.

Rechazando completamente la iniciativa de una Reforma a la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, los empresarios piden a los legisladores coahuilenses, entre ellos el diputado por MORENA Diego del Bosque, apegarse al mandato constitucional, que indica que el Congreso de la Unión es el único poder con facultades para discutir, modificar y aprobar el Presupuesto de Egresos de la Federación. 

Por su parte, el Diputado Diego del Bosque respondió a la carta enviada por las distintas organizaciones patronales recalcando que el partido del que es parte está convencido de que hay que revitalizar las instituciones de la República luego del desprestigio, corrupción e inmoralidad de los pasados gobiernos.

De la misma manera acepta que la propuesta hecha por el poder Ejecutivo necesita ser mejorada, específicamente que es necesario plantear a qué se refiere con emergencia económica, asegura que ya se está trabajando para contar con una ley que:

  1. Atienda la necesidad de contar con mecanismos adicionales para enfrentar la situación inédita impuesta por la crisis de salud que vivimos como resultado de la pandemia del nuevo coronavirus
  2. Y, que a la vez, salvaguarde la competencia exclusiva de la Cámara de Diputados para elaborar los presupuestos federales que, de hecho, está comprometida con la legislación vigente.

Menciona también que el uso discrecional y arbitrario de los recursos públicos ha sido una constante en los gobiernos federales, hechos que están documentados, recordó el caso de los recursos del Ramo 23, conocido como la partida de los “moches” que eran recursos nacionales que se entregaban a los diputados para que dieran su aprobación sin alguna discusión real y el caso de la “Reforma Educativa” que utilizaba gran parte de los recursos con el fin de promocionarla, más no de ejercerla. 

Dio a conocer en su carta ciertos datos donde expone el comportamiento de las antiguas administraciones: Entre el 2000 y 2015 las administraciones de Fox, Calderón y Peña Nieto se gastaron 3.3 billones de pesos más de lo aprobado por los respectivos presupuestos. Para tener una idea de la magnitud de esas modificaciones: esto es equivalente al 17% del PIB y al 67% del Presupuesto de Egresos de la Federación de 2015. 

Sólo en 2015, el Ejecutivo realizó modificaciones en el ejercicio del Presupuesto de Egresos por un total de 1.5 billones de pesos, lo que equivale a 8.2% del PIB de ese año.

La discrecionalidad de los recursos públicos y la concentración de poder político en el pasado sin necesidad de modificar el marco legal, además de ser una constante no respondieron a situaciones extraordinarias como la crisis por COVID-19.

El diputado termina su respuesta rechazando los calificativos utilizaron las organizaciones patronales, asegurando que la propuesta no es antipatriota, sino que es una propuesta que será mejorada y no busca la división de poderes.

Comments are closed.