VENUSTIANO CARRANZA, »EL VARÓN DE CUATRO CIÉNEGAS» A 100 AÑOS DE SU MUERTE

Hoy se conmemoran 100 años del asesinato de Venustiano Carranza. Donde se dice que las fuerzas obregonistas fueron las responsables de su muerte. Carranza un gran político, pero no gran militar, tuvo logros como gobernador y en su turbia presidencia también se registran resultados. Sin embargo, creía que la democracia no era el camino para mejorar el país, ¿Pudo ser esta la causa de que sus compañeros revolucionarios tiempo después desconocieran su autoridad?

En las siguientes líneas te contaremos un poco de la histroia de este gran personaje, miembro de la cuna de la Revolución y Coahuilense reconocido.

PRIMEROS AÑOS

Venustiano Carranza Garza nace el 29 de diciembre de 1859, en Cuatro Ciénegas Coahuila. En su juventud vino a la ciudad de Saltillo para estudiar en la Gloriosa Ateneo Fuente. Luego, radicó un tiempo en la Ciudad de México, donde se disponía a estudiar medicina. Sin embargo, tiempo después opta por dejar sus estudios por agravios a su salud. Regresando nuevamente a Cuatro Ciénegas para trabajar en las propiedades de su familia.

ADULTEZ Y VIDA POLÍTICA

Venustiano, para 1882 se casa con Virginia Salinas y tiene dos hijas. Cinco años más tarde logra obtener la presidencia municipal de Cuatro Ciénegas, pero renuncia a su cargo tiempo después por desacuerdos con el Gobernador de Coahuila: José María Garza Galán. Cabe destacar que inicia su vida política aún en la dictadura de Porfirio Díaz. Donde tomaría cargos como Senador del Congreso de la Unión y hasta llegó a ocupar en 2 ocasiones la vicepresidencia del Senado de la República.

Hasta 1908, Carranza logra ser gobernador interino de Coahuila; y contemplaba para el próximo año ser el Gobernador electo. Para ese entonces ya se mostraba simpatizante del movimiento maderista. Francisco y Madero sería quien lo apoyara para que obtuviera su candidatura a gobernador. Sin embargo, aún el porfiriato poseía fuerzas en el norte, las cuales sabotearon la postulación para gobernador a Carranza.

Ya para estas fechas la Revolución Constitucionalista de Carranza emergía; el respaldo de Madero era optimo para conseguir las más altas aspiraciones de un político mexicano. Sin embargo, algunos de los revolucionarios no veían muy bien que un exporfirista ahora viniera a tomar parte de la lucha que se encauso en contra de todo aquel régimen militar que se oponía al progreso del país o más bien al progreso de otros políticos.

En 1911, con el triunfo de Madero, Carranza es electo Gobernador de Coahuila elección que ya buscaba tiempo atrás. En su gestión de gobernador hizo una lista de reformas positivas a las leyes estatales. Tales como reforma a la educación: tanto en el plan de estudios de la Ateneo Fuente, como reformas a las escuelas normales. Además, la creación de escuelas nocturnas para adultos trabajadores. Prohibió tiendas de rayas, el trabajo antes de los 16 años. Erradicó la prostitución, reguló la venta de alcohol y puso nuevos impuestos a empresarios y profesionistas, entre otros.

CARRANZA Y LA DEMOCRACIA

La democracia para Carranza no era más que una simple palabra. No era de su eterna preocupación; consciente de que había apoyado la lucha con la bandera democrática muy en alto, el pensaba que no era la forma. O al menos no era lo que a él le hubiese gustado implementar para ganar el voto popular y derrotar la dictadura. ‘’Carranza no tenía mucho respeto por las elecciones genuinas y las lindezas democráticas; Carranza creía que la modernización implicaba otorgar algunos derechos mínimos a los trabajadores’’. Así lo refiere Katz Friederch en su libro: Pancho Villa.

ASCENSO REVOLUCIONARIO

Luego del asesinato de Madero y de que Huerta impone su presidencia se comienza a ver un movimiento más fuerte contra la usurpación del poder. Políticos y militares que lucharían contra la causa injusta que había o personas que velaban por sus intereses y que por lo mismo los orillaba a levantarse en armas.  Cual fuera el caso, se levantaron y se organizaron para luchar. Carranza sería reconocido como el primer gobernador que desconocería la presidencia de Huerta con el Plan de Guadalupe.

Y comienza la segunda etapa de la Revolución, la cual trajo mucha sangre y violencia al país. Ante todo, el buen Carranza quiso un país unificado y pacífico, pero sabía que no lo podía lograr. No sin antes entrar a los desajustes de una guerra. Pero fue aquí donde a Carranza le dieron en su talón de Aquiles pues se percataron de que no era un gran estratega militar. Lo que hizo que tuviera que delegar el poder a los que si tenían experiencia en combates; como Álvaro Obregon, Maytorena, Pablo González, etc.  Aquí, hasta este punto ya se vislumbraba el poder autoritario que quería ejercer.

En 1914 se vence al usurpador Victoriano Huerta y ahora queda vacia la silla presidencial con la cual Villa y Carranza discuten sobre los tratados constitucionalistas. Llegan a desacuerdos y ahí se rompe la relación entre estos dos fuertes bandos. De esta manera, Carranza con su poder político logra quedarse con la presidencia interina ya en 1915; lo cual no esta bien visto a los ojos de Zapata ni de Villa.

«EL ÁGUILA CARRANCIANA 
ES UN ANIMAL MUY CRUEL, 
PUES TRAGA ORO MUY UFANA
Y CAGA PURO PAPEL.
EL PUEBLO QUIERE SABER 
CON QUÉ DINERO SE PAGA,
SI DEL QUE EL ÁGUILA COME 
O DEL QUE EL ÁGUILA CAGA»
 (Anónimo popular 1916)

Para 1918 el ejercito Constitucionalista liderado por Venustiano había contraído inmensas deudas lo que a la sociedad dejaba dudas. Pues mientras la clase obrera y media padecían las rebeliones a los soldados, de ambos lados no parecía importarles las vidas de los inocentes. Donde queda claro que la Revolución Mexicana, tras todo esto marcaría un retroceso para el país en pleno siglo XXX.

A diferencia de Villa y de Zapata, Carranza siempre asumió la representación nacional e incluso se negó a abandonar territorio mexicano y tuvo que realizar penosas cabalgatas para no pisar suelo norteamericano. Asimismo, rechazó toda injerencia internacional para resolver el conflicto interno entre las facciones revolucionarias. Esto fue fundamental para que Estados Unidos se decidiera a favor de Carranza, único que garantizaba un gobierno capaz de encauzar la rebelión campesina dentro de un régimen liberal capitalista.

Durante la presidencia de Carranza la política de acercamiento con los sindicatos comenzó a convertirse en una política de represión, cuyo brazo ejecutor más relevante fue el general Pablo González. Los ferrocarrileros fueron militarizados, los “batallones rojos” disueltos, lo mismo que la Casa del Obrero Mundial; se clausuraron las publicaciones obreristas El Ariete y Acción. Toda huelga o agitación obrera fue combatida con la ley marcial de 1º de agosto que implantaba la pena de muerte para los huelguistas. Al otro día reprimió la huelga del Sindicato Mexicano de Electricistas, estallada el 31 de julio anterior, y un consejo de guerra condenó a su líder Ernesto H (de huelga) Velasco Torres a muerte como pena «por su traición a la patria», después conmutada a 20 años de prisión y que luego de 18 meses, fue indultado, ya vigente la nueva Constitución. 

Carranza reanudó el levantamiento hacía las tropas Zapatistas donde luego de tiempo es asesinado Emiliano Zapata. Un duro golpe contra el movimiento que con esta hazaña se vio debilitada y sometida al considerarse minoría.

PRESIDENTE DE MÉXICO

Recurrió a dar puestos en el gobierno a funcionarios porfiristas y huertistas por su experiencia burocrática lo cual no les pareció a muchos de la causa revolucionaria. Sin embargo, fueron estrategias para mantener un país estable y erradicar ya las secuelas de la guerra. Y en 1917 se firma la nueva Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos. Luego de esto se convoca a elecciones donde para nada sorprendente Carranza queda electo presidente de México.

En su gobierno mantuvo la neutralidad de México frente a la primera guerra mundial pese al disgusto de las potencias en conflicto. Su acercamiento a la Alemania del káiser en 1917 fue motivado por la búsqueda de aliados para contener las presiones norteamericanas. No cedió a la tentación del telegrama Zimmerman, en el que Alemania ofrecía recuperar los territorios perdidos en 1848, si se luchaba contra los Estados Unidos.

Además, ratificó el principio de no intervención extranjera (la llamada doctrina Monroe) en los asuntos internos mexicanos; no obstante, el gobierno norteamericano -aun neutral, – envió por primera vez a México a sus agentes federales, en esta ocasión inicial, para investigar las posiciones y planes que el primer jefe tenía respecto al conflicto europeo.

También, Carranza inició la institucionalización y la reconstrucción material y económica del país; repartió a regañadientes sólo 200,000 hectáreas, pero con gusto devolvió haciendas expropiadas a los latifundistas, entre ellos, a la familia Terrazas de Chihuahua. Propició la organización de los obreros mediante la fundación de la Confederación Regional Obrera Mexicana, CROM, el 1º de mayo de 1918. Defendió los recursos energéticos ante la presión de las compañías extranjeras. Expidió una nueva ley electoral. Creó la marina mercante el 1º de junio de 1917. Fundó la Escuela Militar de Aviación y convirtió la Academia de Estado Mayor en el Colegio Militar. Estableció que cada 1º de septiembre los presidentes informaran al congreso del estado de la administración pública.

Para 1919 se convocó nuevas elecciones para presidente. Carranza tenía a su elegido y nuevamente Pablo González y Álvaro Obregón serían los contrincantes. Esta vez el dedazo de Carranza pasó a ser muy obvio lo que causo disgusto, principalmente en la sociedad norteña, en la que lideraba Obregón. Carranza lanzó un manifiesto a la nación el 5 de mayo siguiente, en el que lamentó la lucha política prematura y que existieran dos candidatos militares; condenó la propaganda subversiva obregonista a base de ataques a su gobierno y la ambigüedad de Pablo González al hacer campaña sin dejar el mando militar.

Dos días después Carranza salió de la capital para emprender la huida por ferrocarril hacia Veracruz con un inmenso convoy, en donde esperaba instalar su gobierno y desde ahí combatir y derrotar a Obregón. La marcha fue lenta por el continuo acoso de los rebeldes y después de varios días, tuvo que abandonar los trenes porque las vías habían sido voladas.

Siguió a caballo, pero fue alcanzado en Tlaxcalantongo, Puebla, por fuerzas del general Rodolfo Herrero, las que asesinaron al Varón de Cuatro Ciénegas la madrugada del 21 de mayo de 1920. Quien hasta el 30 de noviembre siguiente debió terminar el periodo presidencial para el que fue electo. También se cuenta que Carranza al verse herido y perdido, echó mano a su pistola y se suicidó de un tiro en el pecho.

Fuentes:

MEMORIA POLÍTICA DE MÉXICO

LA HISTORIA MEXICANA ARCHIVO HISTÓRICO (SEDENA)

Comments are closed.