DIPUTADOS DE MORENA EXHORTAN A RIQUELME A REPLANTEARSE LA REFORMA DEL PACTO FISCAL

El 20 de abril los diputados estatales del Grupo Parlamentario MORENA, Melba Nelia Farías, Miroslava Sánchez, Luis Fernando Salazar y Diego del Bosque, dieron a conocer su Postura como servidores públicos y ciudadanos coahuilenses, sobre la reforma que cuatro estados del norte del país (Coahuila, Nuevo León, Jalisco y Tamaulipas) quieren implementar en el denominado Pacto Fiscal.

¿Qué es el Pacto Fiscal?

Es un acuerdo entre los estados y la Federación, descrito en el Convenio Fiscal, donde los impuestos de los ciudadanos se concentran en el gobierno federal que se encarga de repartirlos según ciertos criterios. 

La postura de MORENA

Dentro del documento redactado por los cuatro Diputados Federales por MORENA, se expresa su preocupación ante la posición controversial que tomó el Gobernador de Coahuila, en un momento tan crítico como el que se está viviendo debido a la pandemia por COVID-19, para cuestionar el federalismo “postura que muy lejos está de ser responsable, a la altura de circunstancias actuales”.

Además, aseguran que las observaciones que se están haciendo desde el 2019, pueden ser analizadas y solucionadas pero exhortan “a una reflexión seria y que el debate de las ideas sea alejado de posiciones sensacionalistas, demagógicas y/o electoreras”. De la misma manera, continúan recalcando que el enunciado “el norte mantiene al sur” es reflejo de ignorancia y prejuicios. 

Por otra parte, los diputados señalaron que la federación destina recursos al beneficio y atención de la población coahuilense por medio de programas federales, así como para el funcionamiento de órganos e instituciones federales y el INSABI, recursos que, según afirmaron, ya están en el Estado de Coahuila y no se da a conocer en discusión pública. “Tampoco se puede obviar que la solidaridad fiscal es base del Estado Mexicano y es una política prácticamente generalizada en todo el mundo por la eficacia que ofrece”, añaden  

Además y en forma de cierre, los diputados dan a conocer tres elementos que deben ser considerados en el momento en el que se de la conversación de una reforma del Pacto Fiscal:

  1. La revisión exhaustiva y seria del destino de los recursos ejercidos en el marco estatal
  2. La necesidad de una política de austeridad republicana en el ámbito estatal y municipal
  3. El compromiso de estados y municipios para eficientar su recaudación

La postura de Coahuila

El 13 de abril de este año, Miguel Ángel Riquelme, gobernador de Coahuila en una rueda de prensa aseguró que en materia del Pacto Fiscal, los gobernadores solo buscan abrir canales de comunicación con la Federación para asegurarse que el Estado reciba lo justo por lo que aporta. Y que si Coahuila contara con los recursos que se merece según lo aportado no habría desabasto de medicamentos, o falta de infraestructura en la entidad para hacer frente a la emergencia sanitaria.

“Nosotros buscamos antes que nada que se revise el pacto fiscal, que se inicie la discusión pasando todo esto, que se revise la productividad y la aportación de cada entidad, porque al final esto repercute en los municipios, sobre todo en los más productivos y el pacto federal es tiene muchos años de su creación y hoy es obsoleto para nuestra entidad, una entidad con un desarrollo económico considerable, y sobre todo en la parte Noreste, que sumando los tres estados somos prácticamente el 26 por ciento de los ingresos del país”, explicó el gobernador de Coahuila. 

“Hemos solicitado la revisión y la hemos hecho en el mejor de los planes, exigiendo lo que le toca a cada entidad, Coahuila debería tener el mejor sistema de salud del país, igual que Nuevo León o igual que Tamaulipas, no deberíamos estar viendo si le falta equipo médico al IMSS, si tiene los insumos necesarios para la atención, sino nuestros propios hospitales estarían atendiendo de manera digna”, agregó.

¿Es en realidad una buena opción?

Según Héctor Magaña Rodríguez, Director del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey, la salida del Pacto Fiscal de los Estados con mayor participación en el Producto Interno Bruto (PIB) se traducirá en una recaudación insuficiente dentro de los estados, lo cual no será suficiente para realizar proyectos de infraestructura debido a la desaceleración que presenta la economía mexicana. 

“Al no formar parte del Pacto Federal, los estados tendrían que hacer aportaciones significativas. Pero, debido a que la economía se está desacelerando, se produciría una menor recaudación, que les impediría realizar los proyectos. Ante ello, tendrán que endeudarse más o cancelar obras”, señala. 

Héctor Magaña Rodríguez

Se presenta a continuación el texto completo.

Comments are closed.