CACERÍA DE MIGRANTES

SIGUE EL ACOSO A MIGRANTES

Tanto la policía federal como la Guardia Nacional, en los últimos días han librado un hostigamiento en contra de los migrantes instalados en la Casa del Migrante de Saltillo, un centro de Derechos Humanos, mediante la intimidación y el uso de la fuerza han sometido a los extranjeros a un ambiente de miedo y represión.

Los primeros acontecimientos de los cuales se tiene conocimiento, se realizaron cuando elementos de la Policía Federal intentaron entrar a la fuerza a la Casa del Migrante, con el motivo de realizar una revisión migratoria, misma que se encontraba violatoria de la Ley de Migración, en concreto del articulo 76, la cual es clara al establecer que autoridades no pueden realizar visitas de verificación migratoria en los lugares donde se encuentren migrantes albergados por organizaciones de la sociedad civil o personas que realicen actos humanitarios, de asistencia o de protección a los migrantes.

A su vez, voceros de La Casa del Migrante de Saltillo, también han denunciado que, en los últimos días, se ha presentado un acoso constante por parte de la Guardia Nacional, puesto que sus elementos han violentado a migrantes, inclusive cerca de las instalaciones de la propia Casa. Alberto Xicoténcatl, director del refugio, ha expresado que los abusos por parte de fuerzas policiales y de la Guardia Nacional, son barbáricos y se asemejan a una cacería de seres humanos. 

Alberto Xicoténcatl, director de la Casa del Migrante de Saltillo, en defensa de los migrantes y sus derechos.

Xicoténcatl, en una entrevista hecha por W Radiomenciona que durante uno de los episodios en los cuales elementos policiales intentaban realizar una revisión migratoria a la fuerza, el fiscal de delitos contra migrantes del gobierno del estado de Coahuila se encontraba en aquel momento en la Casa del Migrante, mismo que forcejeó con la policía, en un intento por aclararles la ilegalidad de su actuar. 

No faltan, los testimonios de migrantes que han presenciado en carne propia el acoso por parte de las autoridades policiacas y federales. Muchos de ellos tienen un temor fundado de salir a la calle, y enfrentarse completamente indefensos a la policía que busca, sin ningún motivo justificado, aprehenderlos y deportarlos. Hay miedo y paranoia entre los migrantes, más aún porque el gobierno federal, ha emprendido una campaña en su contra. Solamente se sienten a salvo dentro de la Casa del Migrante, allá afuera no hay nada que los proteja de la fuerza bruta de la autoridad. 

DERECHOS HUMANOS

Jaime Iván Rodríguez, visitador de la Comisión de Derechos Humanos de Coahuila se presentó en las instalaciones de la Casa del Migrante, para conocer sobre los hechos ocurridos en los últimos días y así levantar una queja con la información proporcionada por los miembros de la Casa del Migrante.  A su vez, y en vista de que las violaciones a derechos humanos en cuestión migratoria no solo se han presentado en Coahuila, sino también en otros estados de la república, la CNDH emitió medidas cautelares a las autoridades encargadas de cada Centro de Derechos Humanos en el cual se encuentren alojados migrantes, para que no se cometan mas violaciones a DDHH. 

En un documento de prensa la CNDH indicó que las medidas cautelares que se instituyeron se realizaron en virtud de “evitar la consumación de violaciones a los derechos humanos y la posible irreparabilidad de daños a quienes resultaron afectados”

También, el organismo gubernamental, condena el hostigamiento, las amenazas y presiones, “que dicho personal del servicio público federal realizó contra la labor que las personas defensoras de derechos humanos realizan en favor de las personas en contexto de migración y las instalaciones de los albergues habilitados por la sociedad civil”

En el mismo comunicado la CNDH, también documenta acerca de las acciones que emprendió para conocer los acontecimientos suscitados en la Casa del Migrante de Saltillo, relatando lo siguiente: “este Organismo Nacional acudió ayer al citado albergue, donde conoció por voz de su director, Alberto Xicoténcatl, que a las 11:15 horas del 23 de julio pasado se realizó un operativo policial afuera de las instalaciones, con presencia de elementos y unidades del Ejército Mexicano y de la Policía Municipal de Saltillo, quienes perseguían y trataban de detener a tres personas extranjeras que se alojaban allí y que momentos antes habían salidos de las instalaciones”

La CNDH al mismo tiempo, reconoció la labor que emprenden los albergues en cuestión migratoria, dejando en claro que, en momentos como los que vive el país, es insensible emprender una batalla contra activistas en pro de los migrantes y de los derechos humanos. Y en concreto, porque dentro de los albergues violentados, hay familias enteras, niños, niñas y adolescentes en condiciones que los hacen especialmente vulnerables.  

La Comisión también recalcó que: “la migración es un derecho humano, y si bien todo país tiene potestad de implementar un marco legal para regularla, dicha normatividad debe preservar la integridad de las personas, proveerles trato digno, evitar la criminalización y, sobre todo, manifestarles sus derechos y otorgarles acceso a un proceso de regularización Migratoria”.

POLITICA MIGRATORIA: EL DETONANTE

Las nuevas políticas migratorias implementadas por México en virtud de un convenio pactado con Estados Unidos, han recrudecido considerablemente el trato que se le da a los migrantes. Si bien, el país se libró momentáneamente de una crisis económica impuesta por E.U. quizá se este formando, algo mas grave, un problema humanitario, una crisis en materia de Derechos Humanos. 

Comments are closed.