ANDROID Y WINDOWS: ¿SE DEBE CUBRIR LA CÁMARA PARA EVITAR SER ESPIADO?

Normalmente los teléfonos inteligentes tienen vulnerabilidades que permiten que los atacantes violen su privacidad sin que haya manera de detectarlos.

En el caso de las cámaras, Andrés Galindo, experto en ciberseguridad, aseguró que «los protocolos que usan en su hardware dejan algunos huecos que son permeables a través de programas específicos. Esta es una problemática, pues cuando hay cámaras se suele pensar en la funcionalidad pero no en la seguridad».

Efectivamente, los cibercriminales pueden acceder a la cámara y al micrófono de su celular o su computador con el objetivo de ver y escuchar todos sus movimientos. Para hacerlo solo deben buscar la manera de que un software malicioso ingrese en su dispositivo.

Los cibercriminales pueden acceder a un celular sin que el dueño se dé cuenta.

La trampa más común de estos delincuentes es usar apps fraudulentas que solicitan diferentes autorizaciones para hacer seguimiento a su ubicación o para ingresar a su cámara. Así pueden robar contraseñas, tomar fotos e, incluso, hacer grabaciones.

«Un malware accede hasta donde nosotros lo dejemos, por eso es muy importante que usemos el sentido común, sobre todo en temas de smartphones. Se recomienda no descargar aplicaciones que no necesitamos», señaló Enrique Serrano, Ingeniero Informático experto en ciberseguridad.

Comments are closed.