fbpx
Anuncios
Reporte diario COVID-19

CORONAVIRUS EN LA FRONTERA: UN HOTEL ATIENDE A MIGRANTES EN CUARENTENA EN CIUDAD JUÁREZ

Organizaciones civiles con apoyo de las autoridades de Ciudad Juárez, en el norteño estado mexicano de Chihuahua, habilitaron un “Hotel Filtro”. Con el fin de atender en cuarentena a personas migrantes y así puedan acceder a un albergue de la ciudad de manera segura.

Rosa Mani, coordinadora general del Hotel Filtro, explicó que este hotel, tiene una capacidad para 108 personas que deseen ingresar a uno de los albergues que existen en la ciudad fronteriza. Estas personas deben pasar por filtros sanitarios para prevenir posibles brotes del coronavirus, pues en él se mantiene a los migrantes en observación.

Hasta ahora cuentan con 22 hospedados y ninguno hasta ahora ha presentado síntomas del coronavirus.

«El objetivo es asegurar que las personas migrantes que quieran acceder a uno de los albergues que hay en Ciudad Juárez, lo hagan con garantías de no estar contagiados de COVID-19», dijo Leticia Chavarría, coordinadora médica del hotel.

Es así que se evita poner en riesgo a las personas que ya están en los albergues y se previenen mayores contagios comunitarios.

«Buscamos ofrecer un espacio digno. Las personas pasan 14 días en habitación donde se les hacen revisiones mañana y tarde y si tras ese periodo no presentan ningún síntoma pasan a un albergue establecido», señaló Chavarría.

El hotel cuenta con seis médicos especializados, algunos de ellos también migrantes.

DOBLE VULNERABILIDAD PARA MIGRANTES

Alex Rigol, jefe de la oficina de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Ciudad Juárez, explicó que a las personas migrantes el sistema las obliga a estar en constante movilidad. Esto debido a que tienen que salir a la calle para renovar papeles migratorios, lo que supone un riesgo para ellos y para la comunidad.

Además, muchos se emplean en el sector informal el cual se ha visto afectado por la contingencia lo que ha derivado en un incremento del desempleo, la consecuente pérdida de vivienda por imposibilidad de pagar una renta y el inicio de posibles situaciones de calle al no contar con redes familiares en la ciudad.

Para materializar el proyecto se contó con el apoyo de la OIM, la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Organización Mundial por la Paz.

Participaron también el Comité Internacional de la Cruz Roja, la Secretaría del Bienestar del gobierno Federal, el grupo Beta del Instituto Nacional de Migración, el Centro Integrador para el Migrante «Leona Vicario», la Jurisdicción Sanitaria II, el Consejo Estatal de Población (COESPO), y distintas organizaciones de la sociedad civil.

Anuncios