Medio Ambiente

CORONAVIRUS, UN RESPIRO PARA EL PLANETA

En medio de la crisis sanitaria, social y económica que ha provocado el coronavirus (Covid-19) a nivel global y las medidas de emergencia que aún se toman para contrarrestarlo, el medio ambiente comenzó a mostrar una mejoría inusitada, al aliviarse de manera proporcional a la ralentización del ritmo de la vida cotidiana.

La cuarentena implementada en diversos países, el cierre de fábricas, la reducción en el número y frecuencia de vuelos, así como la disminución del tráfico vehicular, son algunos factores que han permitido que el nivel de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que provocan el deterioro y cambio climático hayan disminuido de manera considerable en las últimas semanas.

En China, país en donde se originó el brote y uno de los que más contaminación genera en el planeta, a tres meses de que comenzó la crisis epidémica se han emitido 150 millones de toneladas métricas (mtm) de dióxido de carbono (CO2) menos que las registradas en el mismo periodo del año anterior, según cálculos del Centro de Investigación en Energía y Aire Limpio (CREA), con sede en Estados Unidos.

Las cuarentenas y el cierre de fábricas han permitido que las emisiones de gases de efecto invernadero disminuyan.

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA), a través de imágenes satelitales capturadas, también confirmó la reducción sostenida en el dióxido de nitrógeno (NO2) sobre China y aseguró que este efecto era consecuencia de la desaceleración de las actividades humanas.

Isaac Malagón Coronado, presidente de Atzallan Manantial de la Sustentabilidad, asegura que el hecho de que las personas no salgan a la calle significa que generarán menos residuos, no utilizarán el transporte público ni sus autos, por lo que disminuirán los gases de efecto invernadero y, en consecuencia, ayudará de manera temporal al medio ambiente.

Esta situación también trajo un beneficio involuntario a países como Italia, Alemania y España.

A diferencia de estos países en donde el brote de coronavirus se ha agravado, México se mantiene en Fase 1, situación que impedirá en los próximos días ver cambios considerables en la calidad del aire.

“El impacto ambiental por las medidas que se están tomando en otras regiones del mundo no se verá de inmediato, será el próximo mes cuando se puedan hacer comparaciones, y esto también aplica para México”, comenta Malagón.

A %d blogueros les gusta esto: