HONDURAS, PAÍS LETAL PARA REPORTEROS

Al menos 40 periodistas han sido asesinados en Honduras por hacer su trabajo, de acuerdo con el último informe del Instituto Internacional de Prensa. Esta cifra convierte a Honduras en el segundo país más letal para un reportero, y más peligroso que algunas zonas de guerra, reseña Europa Press. Para la agencia de noticias española, esto convierte a Honduras en «uno de los lugares más peligrosos del mundo para ser periodista».

Los asesinatos ocurridos en la última década, según el IPI, son el resultado de una combinación mortal: narcotráfico, autoritarismo, debilidad institucional y corrupción endémica. «Los periodistas que investigan o informan críticamente sobre cualquier problema se enfrentan habitualmente a la amenaza de ataques, de muerte y asesinatos», dice la agencia.

En 2019, a cuatro periodistas hondureños los mataron -probablemente- por hacer su trabajo

Impunidad Amada Ponce, del grupo hondureño de libertad de prensa y derechos C-Libre, denunció que el país centroamericano tiene una tasa de impunidad por el asesinato de periodistas de 92%, una de las peores del hemisferio occidental.

82 periodistas asesinados han habido desde 2001, según cifras del IPI y del grupo de derechos C-Libre. Sin embargo, solo siete casos han sido resueltos por las autoridades, indicó Dagoberto Rodríguez, presidente del Colegio de Periodistas de Honduras.

«No hay investigaciones de estos casos, o se llevan a cabo investigaciones y no hay resultados. Incluso, cuando los sospechosos han sido encarcelados, a menudo son los desencadenantes, en lugar de los que ordenaron los asesinatos», dijo a Europa Press.

Represión El IPI acusó al gobierno de Juan Orlando Hernández de aprobar y modificar una serie de leyes que otorgan a las autoridades la capacidad de silenciar a periodistas críticos.

Difamación Mientras tanto, los casos de difamación criminal también se han utilizado para silenciar a periodistas. En 2014, por ejemplo, el conocido periodista de Globo TV Julio Ernesto Alvarado fue declarado culpable de difamación criminal y se le prohibió informar durante 16 meses.

Con una tasa tan alta de muertes violentas, en los últimos años algunos periodistas han huido del país para salvar sus vidas.

Muchos de los periódicos más grandes del país, como La Tribuna, El Heraldo y El Tiempo, han atenuado sus críticas durante mucho tiempo y rara vez se alejan de la línea del gobierno.

Comments are closed.