ESTÁ EN RIESGO LA BIODIVERSIDAD MEXICANA, ADVIERTE RODRIGO MEDELLÍN

La agricultura mexicana se está muriendo y muchas especies de plantas están desapareciendo porque la dieta de los mexicanos se ha reducido a alrededor de 50 y sólo se consumen de tres a cuatro cultivos básicos, advirtió Rodrigo Medellín, investigador del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Al participar en el Octavo Congreso Internacional de Sustentabilidad que se desarrolla en las instalaciones de la Universidad Iberoamericana, el fundador y director del programa para la Conservación de los Murciélagos de México, presidente del Bat Specialist Group y representante de México ante el Comité de Fauna de la CITES, mencionó que los humanos han usado a lo largo de la historia más de 80 mil especies de plantas para su alimentación, principalmente.

«A la fecha, la humanidad sólo utiliza unas 50 plantas y eso ha puesto en riesgo de desaparición a especies mexicanas como los quelites, las verdolagas y el aguacate criollo, por mencionar sólo algunos», dijo el investigador.

«Hay que considerar», explicó, «que si usamos muchas especies en la alimentación, nuestra dieta será más rica en nutrientes, tendremos menos riesgo de enfermedades y más de dónde escoger y que nos permita alejarnos del consumo de la carne de res o de otros productos que dañan la biodiversidad.

«Desde que supe que cada kilo de camarón implicaba haber dado muerte a por lo menos 40 kilogramos de productos marinos, he dejado de consumirlo”, dijo Medellín.

Al desarrollar la ponencia sobre el tema “¡Por qué conservar la biodiversidad?”, estableció que es el puente entre la naturaleza y la vida diaria al ser fuente de riqueza, “pero si ésta no se refleja en la vida de las comunidades rurales, la biodiversidad se va a acabar, junto con todos sus beneficios, como agua potable, aire, suelos fértiles y no contaminados”.

«Esto se está dando porque, de alguna manera, la naturaleza nos comienza a pasar la factura por el uso indiscriminado de recursos», afirmó Medellín, quien ha trabajado con un enfoque diverso incluyendo ecología de comunidades, interacciones planta-animal y biología poblacional. El investigador universitario hizo notar, asimismo, que en el México prehispánico se consumían alrededor de cinco mil especies de insectos como alimento, y que hoy esa cifra se reduce a sólo diez. “Debemos empezar a considerar que los insectos son el alimento del futuro y tendríamos que irnos acostumbrando a ellos”

Comments are closed.