fbpx
Anuncios
Nacional Sin categoría

LEALTAD A LÓPEZ OBRADOR, INSISTE SECRETARIO DE LA DEFENSA

Por segunda ocasión en menos de seis meses, las Fuerzas Armadas refrendaron su lealtad al presidente Andrés Manuel López Obrador. La primera fue en noviembre, luego del operativo fallido para capturar al narcotraficante Ovidio Guzmán, que le trajo muchas críticas al gobierno federal y ahora para recordar la “Marcha de la Lealtad”.

El general Luis Cresencio Sandoval, secretario de la Defensa Nacional, fue el único orador durante la ceremonia que conmemoró el 107 aniversario de la Marcha de la Lealtad, cuando el presidente Francisco I. Madero pidió a los cadetes del Heróico Colegio Militar que lo acompañaran en su recorrido del Castillo de Chapultepec, entonces la residencia oficial, a sus oficinas de Palacio Nacional.

El Presidente López Obrador solo hizo el pase de lista de los cadetes que defendieron el Castillo de Chapultepec ante la invasión norteamericana en 1848, a ellos sumó el nombre del teniente de la marina José Azueta, y el cadete Virgilio Uribe, ambos participaron en la defensa del puerto de Veracruz el 21 de abril de 1914, cuando se dio un intento del Ejército norteamericano para invadir nuestro país.

“México tiene garantizada la lealtad de sus soldados y marinos, porque sabemos que ese es el camino correcto para avanzar como país y porque su consolidación está fraguada en el sacrificio de valientes mexicanos a través de la historia”, dijo el secretario de la Defensa Nacional.

Destacó los “resultados evidentes” que ha tenido este gobierno y la confianza que el presidente ha depositado en las Fuerzas Armadas “es y será siempre correspondida con profesionalismo, honestidad y trabajo constante”.

Y resaltó que los objetivos son claros: transformar la vida pública de México, con el combate a la corrupción, aplicar un nuevo paradigma en materia de paz y seguridad, garantizar una democracia plena, actuar con honradez, honestidad, justicia y apego a la ley.

Durante la ceremonia se realizó una representación teatral, que ya son característica de la actual adminlstración, del momento en que Madero solicita a los cadetes que lo escolten ante la tensión cada vez más creciente de un golpe de Estado encabezado por Bernardo Reyes Félix Díaz y Manuel Mondragón, en lo que se conoció como “el cuartelazo”.

Se recordó el mensaje que Madero dirigió a los nóveles soldados: “Jóvenes cadetes unos pocos y malos mexicanos, militares y civiles, se han sublevado esta madrugada contra mi gobierno; en estos momentos la situación ha sido dominada por el pundonoroso general Lauro Villar comandante de la guarnición y el Palacio Nacional está en poder de las tropas leales. Ustedes, herederos de las más puras y nobles tradiciones de lealtad a las instituciones legalmente constituidas van a acompañarme hasta Palacio de Honor, en columna, para demostrar al pueblo capitalino que hemos triunfado derrotando a los infidentes y desleales”.

Al término de la ceremonia, el presidente acompañado por los titulares de la Defensa Nacional y Marina, realizó el pase de lista a las tropas a bordo de un Jeep de la Defensa Nacional, a diferencia de sus antecesores que, emulando a Madero, lo hacían montando a caballo, bajando del Castillo de Chapultepec hasta el bosque de la zona.

El último discurso de Luis Cresencio Sandoval fue que acompañaban al mandatario federal porque, afirmó, la lealtad no es circunstancial y el compromiso es disciplina, honor, honradez y abnegación.

Soldados de tierra, mar y aire que, «con lealtad inquebrantable», creen en el proyecto actual de gobierno.

Anuncios