Cultura

LA FRASE «AL PIE DE LA LETRA»

El nacimiento de esta expresión se remonta a la Edad Media, momento en el que los textos en latín comenzaron a ser traducidos por los denominados glosadores, quienes eran los encargados de explicar al ciudadano común, el contenido de libros y textos, ya que la mayoría de ellos estaban escritos en lenguaje técnico e incomprensible para la mayoría de los lectores.

La acción de traducir literalmente del latín al idioma correspondiente de los textos, se le denominó “ad pedem litterae”, que en español equivale a la expresión “al pie del escrito” o “al pie de la letra”. En aquella época, se colocaba debajo de la palabra en latín su significado, para evitar confusiones o incomprensión entre los lectores.

Con el paso del tiempo, también los estudiantes se hicieron adeptos a esta práctica, y traducían palabra por palabra un texto original escrito en latín, aplicando la misma técnica anterior, de escribir bajo cada término, su palabra equivalente en castellano.

En la actualidad, esta expresión se ha popularizado y adaptado para masificar su uso, por lo que es común que sea utilizada para referirse a que algo se haga literalmente, es decir, sin variación, sin adornos, sin añadir ni quitar nada.

Por ejemplo, decir o copiar un escrito «al pie de la letra», equivale a contarlo o transcribirlo palabra por palabra, mientras que relatar algo «al pie de la letra», es transmitirlo tal como sucedió.

A pesar de que la frase “al pie de la letra” nace para denotar que algo debe hacerse literalmente y sin alteraciones, en las traducciones e interpretaciones antiguas de los textos en ocasiones prevalecía la subjetividad y la interpretación de los transcriptores acerca de lo que quería decir un texto en particular, por lo que las anotaciones que hacían estaban signadas por su opinión o consideraciones.

A %d blogueros les gusta esto: