Cultura

INOCENTE DESPUÉS DE 70 AÑOS, EL CONDENADO A MUERTE MÁS JOVEN EN EE.UU

El 21 de octubre de 1929 nace en Pinewood, un pueblo ubicado en Carolina del Sur (Estados Unidos), George Junius Stinney Jr.; quien 14 años más tarde –en 1944- se convertiría en el condenado a muerte más joven de toda la historia de Estados Unidos.

A principios de la primavera de 1944 fueron hallados, a unos metros detrás de la Iglesia Bautista de Clarendon en Carolina del Sur, los cuerpos sin vida de Betty June Binnicker y Mary Emma Thames, de 8 y 11 años respectivamente.

El asesino había destrozado los cráneos de ambas niñas con una pesada viga de madera que fue encontrada repleta de sangre a unos metros de la escena del crimen. Según la policía, la última persona que había tenido contacto con las pequeñas fue George Stinney, de 14 años, quien -después de haber sido sometido a un despiadado interrogatorio en el que “confesó” el crimen- fue arrestado y presentado como culpable de homicidio doble en primer grado.

El juicio se llevó a cabo en menos de un mes después del arresto de Stinney y solo duró dos horas en las que la defensa del acusado no hizo nada debido a que el abogado que le fue asignado a Stinney nunca llamó a declarar a ningún testigo. El jurado estuvo integrado por una docena de personas y la deliberación duró tan solo 10 minutos.

George Stinney Jr. fue hallado culpable y sentenciado a pena de muerte. Según los documentos del tribunal, se estableció que “debía morir electrocutado hasta que su cuerpo esté muerto de acuerdo con la ley. Y que Dios se apiade de su alma”. Condena que cumplió la mañana del 16 de junio de 1944… Aunque ya era demasiado tarde, siete décadas después el caso fue reabierto y el condenado a muerte más joven de Estados Unidos fue absuelto del crimen por el que fue acusado…

La policía mantuvo a Stinney arrestado durante horas y lo sometieron a un intenso interrogatorio, sin la presencia de ninguno de sus padres ni de ningún abogado. A pesar de que la policía indicó que Stinney había confesado “intentar violar a una de las niñas y que cuando ella se negó había decidido matarlas a las dos”, no hay registro escrito de su confesión en los archivos. 

A %d blogueros les gusta esto: