Nacional

AVIÓN PRESIDENCIAL REGRESA A MÉXICO; NO SE VENDIÓ EN EU

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que el avión presidencial regresará de California, Estados Unidos, a México, luego de no tener éxito en la venta de la aeronave que fue adquirida en 2012 con un costo de 218 millones de dólares y ahora está valuada en 130 millones de dólares.

“Se decidió que se trasladara el avión a California porque es donde se le da el mantenimiento y es donde por lo general se venden estos aviones, y allá se le dio todo el mantenimiento para mantenerlo en buen estado”, aclaró el mandatario federal.

Añadió que concluyó el procedimiento del mantenimiento en California, por lo que se hará una certificación para regresar a México. “Ya puede volar, pero según los técnicos de la aviación, hace falta terminar con todo el proceso de certificación”, dijo.

Jorge Mendoza, director general del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) explicó que después de ser adquirido “Banobras, ya teniendo el bien dentro de su balance se voltea y arrenda el avión al gobierno federal, específicamente a la Sedena y a la Secretaría de Hacienda”.

Al cierre del 2019 se ha gastado por concepto de deuda, más intereses, mil 833 millones de pesos y todavía existe un remanente de pago de 2020 a 2027 de 2 mil 724 millones de pesos.

“Si llegamos a vender la aeronave al precio de avalúo, es suficiente para pagar el saldo que tiene el gobierno federal con Banobras y el resultado de esta operación liberaría alrededor de dos mil 724, que es el remanente, en presupuesto que era plurianual para poder ejercerlo en otros conceptos que sean prioritarios para el gobierno mexicano”.

Mendoza informó sobre las opciones para su resguardo en México. Uno, su resguardo por parte de la Fuerza Aérea Mexicana.

Dos, exhibirlo en conjunto con las aeronaves que hoy presentan en este primer paquete de venta y así van a explorar tres alternativas para la comercialización:

La primera es, continuar con los esfuerzos para llevar a buen puerto la venta, ya sea un comprador único.

La segunda es la venta en copropiedad, es decir, que dos o más personas puedan asociarse para adquirir esta aeronave.

Y la tercera alternativa es considerar la renta del activo y con eso tratar de darle una solución a esta iniciativa del presidente.

El mandatario federal dijo que están seguros de que tendrán éxito en la venta del avión presidencial.

Detalló que la oferta es para interesados nacionales y extranjeros, por lo que han ofrecido la aeronave a empresarios mexicanos y también al presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“Sí, estamos viendo también con ellos, estamos haciendo gestiones, nada más que no hemos tenido respuesta, para lo mismo; es decir, les entregamos el avión, páguennos en especie, es decir, necesitamos, repito, equipos de rayos X, necesitamos ambulancias, tomógrafos, laboratorios, pero ya tomamos la decisión de promoverlo”, dijo.

Añadió que “nos habíamos quedado callados, porque de acuerdo a la normatividad de Naciones Unidas, por la transparencia no podíamos hablar porque estaba el proceso de licitación y se tenía que cuidar todo el procedimiento, pero ahora que vamos a relanzar el proceso. Además, yo no puedo estar callado, o sea, sí puedo, soy dueño de mi silencio, pero no debo cuando se trata de estos temas, el pueblo tiene derecho a estar informado”.

El avión, dijo el presidente, es para 280 personas; sin embargo Manuel de Jesús Hernández, comandante de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) expuso que caben 101 pasajeros sentados, actualmente caben “80, menos cinco de tripulación y 10 de sobrecargo”.

El militar explicó que el avión podría permanecer en el que fue el hangar presidencial y posteriormente podrían trasladarlo a Santa Lucía.

“Tenemos el hangar del sexto grupo aéreo, que antes era el de la Presidencia. Ahorita Santa Lucía está con mucha tierra, entonces sería un daño para la aeronave tenerla por allá. La vamos a meter en el sexto grupo aquí en el aeropuerto de la Ciudad de México”, apuntó.

También habló del monto que pagaron por mantenerlo en California, Estados Unidos.

“Se gastaron 13 millones de preservación aproximadamente y 15 millones de pesos en mantenimiento.

Al llegar a México, dijo que continuarán con la revisión.

“Ahorita tenemos 79 componentes mayores que están fuera de servicio y se tienen que revisarlos, y eso es lo que hace falta para terminar el mantenimiento y traerlo a México”, dijo además de reconocer que no tienen certeza de cuánto más costará el mantenimiento en México.

A %d blogueros les gusta esto: