Anuncios
Cultura

BATALLA DE OJINAGA

La Batalla de Ojinaga, marca una transición muy importante entre el Villa Gobernante y el Combatiente. El 10 de enero de 1914 ataca al General Mercado en Ojinaga. El combate se prolongó por algunas horas en que los federales resistieron el empuje de los villistas.

Ya entrada la noche el General Mercado dispuso evacuar la plaza para cruzar la línea fronteriza, donde sus tropas fueron aprehendidas por los norteamericanos. Comandados por el mismísimo Pancho Villa los rebeldes ganaron la Batalla. Y empezaba a construirse la leyenda del guerrero universal.

Con la toma de Ojinaga la lucha constitucionalista pudo asegurar la frontera norte para centrar luego su lucha hacia el interior del país. Esa es la relevancia histórica del hecho, algo que no escapó al genio militar de Villa.

La Batalla de Ojinaga puso fin al último reducto del ejército Federal en el Norte de México que, al mando del general Salvador Mercado, defendía la Presidencia de Victoriano Huerta. “Cuando Villa se vuelve Gobernador de Chihuahua hace pedazos a la oligarquía, las diecisiete familias.

Les expropia todo: haciendas, las casas, las compañías de tranvías, los molinos, el ganado, las cuentas bancarias. Y ese es el mecanismo que permitirá convertir a la División del Norte en la gran maquinaria de guerra que sería en las siguientes semanas”.

“Uno de los primeros actos del nuevo gobernador fue establecer la Ley Seca para el Ejército Rebelde, con amenaza de fusilamiento al que encontraran bebiendo; se liberaron los impuestos aduanales en Ciudad Juárez y se ofrecieron trenes militares para llevar a Chihuahua alimentos para una población que estaba sufriendo hambre.

“Un día más tarde, se emitió el decreto sobre los precios de la carne, el pan y la leche. “Pancho Villa parecía feliz… Estaba inventando el villismo”.

Después de haber sido nombrado jefe del movimiento revolucionario en Chihuahua, Francisco Villa reorganizó la División del Norte, que si bien no era un gran ejército, tampoco era ya una simple gavilla, pues contaba con más de 5 mil hombres.

Villa integró esta División con tropas de las armas Infantería, Caballería y Artillería, además de tener servicios de apoyo como sanidad, transporte y alimentación, estos tres elementos combinados demostraron su habilidad en los ataques a Torreón y Gómez Palacio que permitieron a la División tomar pertrechos de las fuerzas federales, así reforzada, la División del Norte se convirtió en el Ejército más importante de los Constitucionalistas.

Anuncios