Anuncios
Cultura

34 AÑOS DE LA MUERTE DEL INFLUYENTE ESCRITOR JALISCIENSE JUAN RULFO

El escritor nacido en 1917, en Apulco, Jalisco, publicó en marzo de 1955 su obra cumbre, aunque comenzó a trabajar en ella años antes, y según la Fundación dedicada a la promoción del legado del escritor ya se mencionaba la existencia de la novela en una carta escrita en 1947.

Jugó con el tiempo y creó mundos mágicos en los títulos Pedro Páramo y El llano en llamas dejó un vacío insuperable en la literatura mexicana.  Algunos de esos testimonios se encuentran en el libro Los murmullos. Antología periodística en torno a la muerte de Juan Rulfo (1986).  Su obra es la más notable realización del impulso de un pueblo. Rulfo consagró la voz de la tierra.

Nadie puede continuar su obra, ni él mismo se atrevió a hacerlo”.  “Ya no se escucha sino el silencio de las soledades. Admirar profundamente a un gran narrador es todavía un lujo a nuestro alcance”.

A 34 años de la muerte de Juan Rulfo, el mundo de la cultura aún recuerda al escritor, fotógrafo, guionista de cine, crítico, lector, autodidacta y conversador.  Aunque sus obras literarias son pocas (Pedro Páramo y El llano en llamas), es el autor mexicano que más se ha traducido y sigue atrapando a un gran número de lectores, en especial a los jóvenes.

El motivo es que “la literatura de Rulfo fue madurando con el tiempo porque necesitaba lectores, que estaban en el futuro y con forme pasan los años vemos como crece la grandeza de su obra, porque se nos adelantó. Exigía un lector que no existía en los años cincuenta”, explica el poeta Dante Medina.

“Es un autor que se adelantó a su tiempo cuando publicó esas obras en los años cincuenta eran desconcertantes, pero no para los especialistas verdaderos. A Rulfo le gustaba la literatura que abre caminos, y ésa es la que vale”.

Como autor el jalisciense dejó otras obras, apuntes, cuadernos y cartas personales, pero “no hay que esperar una obra escondida ni mucho menos. Tampoco se ha olvidado su obra de primera, que está compuesta por Pedro Páramo y El llano en llamas. Así que no hay que mitificar, los que hemos estudiado la obra de Rulfo sabemos que no hay que esperar una obra maestra perdida. Rulfo es lo que fue, un escritor contenido, con poca obra, que no se suelta, que hizo dos obras pequeñas y magistrales”.

Anuncios