Anuncios
Nacional

LLEGA TERESA MERCADO A MÉXICO; LONGARIC LA DESMIENTE

La tarde de este martes la embajadora mexicana, María Teresa Mercado, llegó a la Ciudad de México, después de ser expulsada por el gobierno de Bolivia y darle un plazo de 72 horas para abandonar el pais sudamericano, en un vuelo que hizo escala en Lima, Perú.

Mercado salió a las 7:47 horas de la capital, La Paz, y aterrizó en el Aeropuerto Internacional de la capital de México Benito Juárez a las 16:40 horas, sin registrarse percance alguno.

Este traslado imprevisto tuvo origen en las declaraciones que dio ayer el gobierno interino de Bolivia de Jeanine Áñez, quien declaró a la embajadora Mercado, persona non grata tras el incidente que involucró también a diplomáticos españoles en sede diplomática de México en aquella nación.

La Cancillería mexicana solicitó a la embajadora Mercado su regreso inmediato a México para no arriesgar su integridad.

La embajadora fue recibida en México por Efraín Guadarrama, director general de Organismos y Mecanismos Regionales Americanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, quien publicó una fotografía en la que se le ve acompañado por María Teresa Mercado.

La diplomática también conversó sobre lo sucedido en Bolivia con el subsecretario para América Latina y el Caribe, Maximilano Reyes.

Por su parte la canciller de Bolivia, Karen Longaric, declaró a medios nacionales que en el recinto diplomático mexicano se encuentran asiladas 11 personas, de las cuales cuatro tienen “mandamiento de apremio”.

Señaló que la embajadora de México recibió una visita acompañada de fuerzas de la policía española “con máscaras y armados y se dan amagues de confrontación con la policía boliviana.

Después, dijo, “la embajadora de México publica un tweet indicando de que estaba siendo avasallada, acosada, pero por el momento no había ocurrido nada. Quiero decirle que los reclamos de la señora Embajadora de México, en torno a que en la residencia había un exceso de fuerzas policiales, en realidad no responde a la realidad que se dio en ese momento”.

Longaric expuso que la diplomática mexicana pidió en cuatro ocasiones que se reforzara la seguridad de la Cancillería.

Sin embargo reconoció que se tuvo información en el Ministerio de Gobierno respecto al peligro que podría existir de fuga de los asilados que tenían mandamiento de apremio, por lo cual, dijo, se reforzó aún más la seguridad.

También negó que se tuviera la intención de entrar por la fuerza a la residencia mexicana.

El gobierno de Bolivia se mantiene a la espera de que México asigne nuevo representante diplomático en aquel país.

Anuncios