Nacional

TMEC NO INCLUYE A AGREGADOS LABORALES: MARIO DELGADO

El coordinador de los diputados de Morena estimó que se está sobredimensionando el tema de los “observadores laborales”, propuestos por Estados Unidos, como adenda del Tratado Comercial con México y Canadá.

De acuerdo con el legislador, aunque la parte norteamericana insista en querer enviar a estos observadores, es decisión del país receptor aceptar o no a los agregados laborales, “si México estima que se pone en riesgo la soberanía nacional, simplemente no los aceptará y esa decisión debe ser aceptada por los gobiernos socios comerciales”, aseguró Delgado Carrillo.

Sin embargo, Mario Delgado consideró que es bueno que se revise el Tratado en todos sus apartados porque eso dará certidumbre si no se trata de una interpretación errónea de los norteamericanos o un caso de abuso de confianza de los negociadores que intentan incluir este tema, aun cuando no se haya abordado durante las pláticas trilaterales o bilaterales.

El coordinador de Morena reconoció “que un tema de esta naturaleza, no pudo dejarse pasar sin que nadie se diera cuenta, es poco creíble que haya estado desde un principio en la mesa de negociaciones y nadie haya reparado en ese punto”.

Sin embargo, Mario Delgado se pronunció por no “preocuparse demasiado” en torno a estos agregados laborales y dijo que si el subsecretario de Relaciones Exteriores, Jesús Seade está preocupado, es porque se trata de modificar el Tratado cuando ya ha sido aceptado por México y ahora lo usan como medida política en Estados Unidos, pero sin efectos reales sobre la negociación.

El político nayarita también consideró que México reformó su sistema laboral por convicción para ofrecer mejores condiciones a los trabajadores nacionales que antes eran representados por los llamados “sindicatos blancos”, organizaciones que no contaban con el aval de los trabajadores, pero sí fungían como sus representantes en las negociaciones salariales. “Es por eso que desde los años 80 y hasta 2018, los sueldos estuvieron deprimidos pues nadie defendía los derechos de sus agremiados y sólo tenían conocimiento cuando se les presentaba un contrato, supuestamente firmado por sus representantes, pero eso terminó, ahora los líderes deberán convencer a sus agremiados e incluso poner a votación el contrato colectivo para que los trabajadores decidan a que organización se afilian y que les ofrece en cada contratación”, sentenció Mario Delgado.

A %d blogueros les gusta esto: