Nacional

FRACASA INTENTO DE RECORTAR FINANCIAMIENTO A PARTIDOS POLÍTICOS

Pese a no contar con los acuerdos y consensos necesarios, la fracción parlamentaria de Morena se empeñó en llevar al pleno la iniciativa para reducir el financiamiento a partidos políticos.

Mario Delgado, coordinador de Morena y promovente de la iniciativa confiaba en que golpearía a la oposición que se negaría a reducir sus prerrogativas porque para la mayoría de los partidos sería un suicidio político.

Pero tampoco sus aliados estuvieron dispuestos a renunciar al financiamiento público. En tribuna la defensa de la propuesta fue débil, incluso el discurso más convincente fue el del petista Gerardo Fernández Noroña, quien afirmaba categórico que su partido estaba del lado del presidente Andrés Manuel López Obrador, y que si lo apuran, incluso se pondrían enfrente del primer mandatario.

“Pero no me digan que las campañas se hacen sin recursos”, decía a gritos para acallar las protestas de Morena. Se necesitan recursos, porque hasta la campaña tocando puerta por puerta, requiere de dinero», les dijo, echando por tierra el argumento de Morena de que con poco dinero pudieron construir una candidatura ganadora que les alcanzó incluso para obtener la mayoría en casi todos los congresos locales.

Solo apoyo el Partido Encuentro Social, que por cierto perdió el registro como partido político en la elección de 2018, cuando ganó la coalición Juntos Haremos Historia, y de la cual formó parte. Pero fue tan mala su campaña, que no recibió suficientes sufragios para mantener el registro.

Ni el partido Verde, ni Movimiento Ciudadano , que se pronunció por la eliminación total de financiamiento público para los partidos políticos, ni mucho menos el PRD, el PRI o el PAN, dieron un solo voto a la iniciativa de Morena, incluso la morenista veracruzana, Carmen Medel voto en contra del dictamen.

El PAN olió la sangre de Morena y remachó con dolo y una buena estrategia, el diputado Elias Lixa, recordó que en 2017, en Yucatán, el Congreso aprobó reducir la mitad de las prerrogativas de los partidos, pero el presidente de Morena promovió una controversia constitucional, porque se trataba de un atentado contra el sistema de partidos, el más acabado instrumento de la democracia.

Pero el presidente de ese partido fue Andrés Manuel López Obrador, “esa es la moral de Morena, ese es el doble lenguaje del partido en el poder o qué, ¿son patos todo el tiempo y nomas son gansos cuando tienen el poder?”, les espetó el panista.

Los 274 votos a favor no fueron suficientes para alcanzar las dos terceras partes de los diputados presentes que exige la reforma constitucional. El dictamen fue rechazado y por ley, no podrá presentarse en este año legislativo, será hasta septiembre de 2020 cuando se pueda presentar una nueva iniciativa de este tipo, pero estarán ya por iniciar el año electoral que definirá la nueva conformación del Congreso de la Unión y difícilmente se atreverán a abordar el tema.

A %d blogueros les gusta esto: