Medio Ambiente

TRÁFICO ILEGAL DE CACTÁCEAS ORIGINARIAS DE MÉXICO

El tráfico ilegal de cactáceas y de especies originarias de México es una práctica que continúa, por lo que una investigación exhortó a la sociedad a combatir esta problemática. América es el único continente donde las cactáceas se desarrollan de manera natural y México es poseedor del 40 por ciento de todas las especies del mundo, un 80 por ciento son endémicas; es decir, no existen en ningún otro lugar, refirió el portal web de publicación «Oikos», del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Sin embargo, luego de una investigación, dijo que estas bellezas espinosas tienen como destino un departamento en Europa, serán explotadas en Asia para producir miles más, y otras llegarán a manos de alguien que las aprecie; sin embargo, eso no es garantía de una vida adecuada.

Relató que en el mercado negro las plantas alcanzan un valor de hasta dos mil dólares, y no hay problemas en los envíos hacia Canadá y Estado Unidos, ya que las semillas son enviadas en un sobre y nunca las notan.

Además, existe evidencia de venta de plantas en viveros de Europa antes de que las especies tengan la descripción científica oficial, ejemplo de ello fue la Echinocereus ferreriaunus var, otra especie que se declaró extinta de tierras nacionales, 15 años después de su publicación oficial.

Para evitar esta problemática en México existen los certificados de las UMA (Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre) y para el comercio internacional los certificados CITES, herramientas que permiten conocer el origen de las plantas.

Refirió que las UMA son administradas por comunidades locales dedicadas a aprovechar especies de flora o fauna de manera sustentable, también pueden ser parte de proyectos tan como el Centro de Adopción de Planta mexicanas en Peligro de Extinción del Jardín Botánico de la UNAM.

La publicación exhortó a la población para que al momento de adquirir una planta, es necesario preguntar por el origen de la misma y cuestionar si cuenta con alguna certificación de UMA o CITES, además el comprador debe examinar si la cactácea presenta alguna marca, o le faltan espinas, de ser así no deberá concretar la venta.

A %d blogueros les gusta esto: