Nacional Sociedad

AMLO Y SU NUEVA “REFORMA EDUCATIVA”

Andrés Manuel presumió en su primer informe de gobierno la abolición de la antigua Reforma Educativa e implementó una reestructuración en las escuelas, universidades públicas con cero rechazos, carreras universitarias con becas y libros a precios accesibles además de que sólo mujeres manejarán el presupuesto.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador está en la mira de todo el pueblo mexicano dividido entre los que afirman que su gobierno, de carácter populista aletargará el desarrollo del país lo cual se reafirma con el crecimiento económico nulo en su primer año. Por otro lado, la otra mitad lo mira con fe casi ciega y sigue sus palabras como mandatos, la población que está de su lado asegura que está haciendo un buen trabajo.

El país ha necesitado una reconstrucción en materia de educación desde hace más de treinta años, la educación pública en muchos aspectos es deficiente, las oportunidades para estudiar en un país y el nivel académico del mismo reflejan las prioridades del gobierno.

Hace más de dos sexenios que era necesaria una Reforma Educativa, la cual se obtuvo bajo la administración del expresidente Enrique Peña Nieto y que para muchos docentes, padres y administrativos no logró tener un verdadero significado para la sociedad, únicamente incrementó la precariedad del sistema educativo, despidos masivos y descuidos de planteles mexicanos.

El pasado domingo 1 de diciembre, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, expuso en resumen frente a autoridades y ciudadanos los resultados de su primer año en el poder. Entre los tópicos más controversiales destacaron sus resultados en materia de educación.

Comenzó el segmento recordando la imposición de la “mal llamada” Reforma Educativa, afirmando que desencadenó problemas sociales y represión, afirmó que como había dicho en campaña sigue comprometido a mejorar la calidad educativa y garantizar el acceso igualitario para todo aquel joven que quiera aprender. De esa manera dio como concluida la Reforma Educativa asegurando que en su sexenio revertiría daños y avances de “esa adulteración legislativa.”

Se está trabajando actualmente en un nuevo marco legal para la enseñanza en conjunto con escuelas, el Poder Ejecutivo, el Congreso de la Unión y el Magisterio Nacional, afirmando que se evitó la represión, todo bajo el manto del diálogo y el acuerdo mutuo. Recalcó que se debe trabajar en unión con maestros, alumnos, padres de familia y autoridades en general para incrementar la calidad y mejorar la educación del país.

Con el comienzo del ciclo escolar 2019-2020 inició también el programa “La Escuela Es Nuestra” que se encarga de dotar de recursos y organización interna a escuelas nacionales dando alta prioridad a instituciones localizadas en áreas de alta marginación, riesgo o pobreza.

Además, añadió que los ingresos destinados a cada plantel serán entregados anualmente y de manera directa, sin la necesidad de atravesar por manos de intermediarios dentro de cada uno de los Estados o Municipios nacionales.

Dentro del programa “La Escuela Es Nuestra” se dicta que cada una de las escuelas dentro de este programa debe contar con una Asamblea donde participarán maestros, alumnos y padres de familia con distintos puestos jerárquicos. Recalcó que el puesto de Tesorero podrá ser únicamente tomado por una mujer, justificando que la honradez prevalece más en el género femenino que en los hombres.

Este proyecto se dividirá en dos etapas, en la primera se espera atender a 103 mil escuelas de las 133 mil registradas en el país. Para este ambicioso proyecto se tiene un presupuesto de 21 mil millones de pesos, los cuales se otorgarán dependiendo del tamaño de la matrícula o alumnado de la escuela. Si se tienen de cinco a cincuenta alumnos, se obtendrán 150 mil pesos por ciclo, de 51 a 150 estudiantes, se repartirán 200 mil pesos, aquellos planteles que cuenten con más de 150 alumnos recibirán 200 mil pesos anuales.

La primera etapa ya ha iniciado y se han beneficiado 14 mil escuelas hasta el momento. Andrés Manuel, explicó que estaba intentado llegar a un acuerdo con los gobernantes de cada Estado para que aporten la mitad de los ingresos de las instituciones educativas recibiendo una buena respuesta, dando crédito al Gobernador de Puebla Miguel Barbosa por ser el primero en aceptar la propuesta.  

Dio a conocer que tiene en mente apoyar a Universidades y Centros Públicos de Investigación con recursos que no especificó cuándo o cuánto. Además, añadió que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) ha destinado cerca de 2 mil 253 millones de pesos a ciencia básica y de frontera. Y recalcó repitiendo dos veces que esta institución ha entregado 24 mil 453 becas nuevas para estudiantes de posgrado.

Mencionó también que las Universidades para el Bienestar “Benito Juárez” iniciaron sus actividades en marzo con 100 planteles ubicados en las zonas más pobres y marginadas del país, se encuentran ya en 31 Estados y tienen 36 carreras a elegir. Dentro de ellas, se atiende a 39 mil 600 estudiantes de zonas marginadas, dónde reciben además becas de 2 mil 400 pesos mensuales además de que generan 815 empleos entre académicos y trabajadores administrativos. En enero próximo iniciará su funcionamiento la Universidad de la salud, para médicos y enfermeras promovida por el Gobierno de la ciudad de México.

Para el Presidente la educación superior, en específico en materia de Medicina estaba siendo “privatizada” al aplicar examen de admisión y rechazar alumnos en base a sus resultados, esto para él, ha dejado al país sin médicos ni especialistas suficientes según la demanda del territorio mexicano. Anunció la implementación de la escuela superior para médicos y enfermeras para todos aquellos que deseen estudiar alguna de estas carreras, contarán con “100% de acceso a la educación superior y cero rechazos”

En materia cultural, se comprometió a “rescatar la memoria histórica” y el fomento a la lectura, en conjunto con el Fondo de Cultura Económica y ha editado 29 libros en la colección “Vientos del Pueblo” que se venden a precios accesibles que oscilan entre los nueve y veinte pesos con el objetivo de que la lectura sea practicada por la ciudadanía que cuenta con ingresos bajos. Se pueden encontrar dentro de esta colección títulos clásicos nacionales e internacionales, libros de historia infantiles; de autores tan variados como Elena Poniatowska, Emilio Carballido, Rosario Castellanos, entre otros. Se han impreso 40 mil ejemplares de cada libro, llegado a 1 millón 160 mil ejemplares.

Se resume así lo que el Presidente López Obrador presumió en el Primer Informe de Gobierno, prometió después de repasar los demás puntos que nos veríamos el próximo año con nuevos resultados, destacando que después de los cambios realizados este nuevo 2020 sería imposible regresar a las mismas condiciones que le dieron la bienvenida a la educación de este año.  

A %d blogueros les gusta esto: