Cultura Sociedad

SER UN MEJOR CIUDADANO

Con frecuencia podemos preguntarnos por qué nos cuesta tanto pensar en los otros y respetar las reglas. Cuánto más fácil y feliz sería la vida de todos si intentáramos hacerlo.

“Haz el bien sin mirar a quién” es un proverbio popular que significa que no se necesita de aprobaciones ni de comparaciones para hacer el bien. “Haz el bien sin mirar a quién” también tiene la connotación de que el bien se hace siempre de forma desinteresada.

Predicar con el ejemplo es la mejor receta, ya que no sólo tú serás un actor de cambio, sino tus hijos y probablemente las personas alrededor tuyo se vean influenciadas por tus acciones y por tu actitud ante la vida y la sociedad que te rodea.

Ser promotores y participes de actividades individuales que inspiren a sus vecinos y familiares a unirse para actividades por un bienestar común. Cuidar el ambiente, abogar por los derechos humanos. No todos vamos a estar de acuerdo en todo, respeta y aboga por los derechos de los demás y la paz.

Respetar la vida (nuestra dignidad y la de otros). La vida es lo más sagrado que tenemos, porque sin ella no estaríamos aquí. Por obvio que parezca, hay muchas personas que no respetan la vida, no la cuidan ni la procuran, porque tratan mal a otros, no los respetan ni ayudan, eso también forma parte de respetar la vida.

Rechazar la violencia. A veces es difícil, hay personas que viven con una lucha interna muy grande y están siempre en conflicto. Cumplir con las obligaciones y si puedes, regala un poquito extra para compensar todos esos que siguen en el proceso en el que no son capaces de dar nada.

Como individuo levanta la voz y exige por el bien común, pero predicando con el ejemplo. Valora al otro, tienen algo que aportar, el reto personal es aprender a verlo.