Medio Ambiente

EL RETO DE HACER PERIODISMO AMBIENTAL EN LATINOAMÉRICA

Los temas ambientales son algo así como la “cenicienta” de muchos medios de comunicación a nivel mundial. A la hora de escoger entre lo político, lo económico, lo deportivo o lo ambiental para una primera plana, lo ambiental es lo primero que se descarta.

Por tradición o jerarquía, pocos medios le apuestan a publicar especiales o investigaciones ambientales, denuncias o iniciativas sobre el tema, salvo cuando la naturaleza se hace sentir. En muchos medios lo ambiental poco “vende” como se dice en la jerga periodística.

Daniela Chiaielli, del diario Valor Económico de Brasil, aseguró que es necesario contar historias que incentiven a la gente a leer. “Tenemos una información valiosa que debemos plasmar y traducir de la mejor forma para que se conozca su importancia. Entre los retos está cambiar el lenguaje técnico para que los lectores no se abrumen y defender nuestro trabajo con una narración directa y clara. Para que el tema cale debemos ver más allá de las cumbres y los encuentros científicos”.

Tatiana Pardo, periodista del diario El Tiempo de Colombia, comparte el pensamiento de su colega. “Nuestro ideal debe ser traducir todo el conocimiento científico para que lo entienda toda la población. De nada sirve informar sobre un proyecto en contra de la deforestación, como Bosques Territorios de Vida, por ejemplo, si no se abordan los testimonios de la gente que allí habita y su relación con la naturaleza”.

Para Adriana Mayo, del diario La República de Lima, el tema ambiental tendría mayor importancia y resonancia si se le imprime un toque social. “Hay que buscar el rostro para que la historia se vuelva interesante. Por ejemplo contar los testimonios de las personas que se han visto afectadas por el calentamiento global, las sequías y la pérdida de los bosques. Se trata de buscarle el lado social y un ángulo interesante que todos entiendan”.

Marlene Testa, del periódico La Estrella de Panamá cree que “el tema ambiental no solo se limita a las denuncias, la contaminación y la catástrofe. Recuerdo una nota que titulé ‘Sexo y muerte en el canto de cigarra’, que trataba sobre el canto que le hace el macho a la hembra para reproducirse, a la cual le di un rostro con testimonios científicos y ancestrales. Aunque son relatos que son ‘pordebajeados por la mayoría de los editores, no debemos dejarlos morir. Hay que defender y sustentar nuestro trabajo”.

El experto Gustavo Wilches-Chaux dijo que “los periodistas son los encargados de traducir ese lenguaje hermético de la comunidad científica, el cual evita que los asuntos ambientales tengan mayor resonancia.

Falta seguimiento

Katiana Murillo, del Latin Clima de Costa Rica, dijo que en América Latina el tema ambiental ha estado fragmentado. “El reto es ir más allá de las fronteras y enfocar a la región en un solo panorama, ya que todos los países padecen por los mismos factores como el calentamiento global, la deforestación y el cambio del uso del suelo”.

«El seguimiento es nulo en el periodismo ambiental. Sin embargo, últimamente se han consolidado nuevas iniciativas independientes digitales confirmadas por experimentados periodistas que abordan temas investigativos trascendentales. Las empresas han empezado a comprender que pintar de verde atrae y vende. Ese es un avance importante», señaló por su parte Sonia González del PNUD.

Por su parte, Solange Márquez, de El Universal del México, dijo que una de las grandes fallas del periodismo ambiental es la falta de seguimiento a los reportajes. “No podemos quedarnos solo en la primera publicación, con la denuncia, hay que continuar con el proceso. Sumado a esto, considero que para posicionar el tema debemos fortalecer y acudir a esas figuras reconocidas que permiten visibilizar las problemáticas ambientales, como lo han hecho Al Gore y Leonardo DiCaprio, entre otros”.

INFORMACIÓN: ECOPERIODISMO

A %d blogueros les gusta esto: