Entretenimiento

ELTON JOHN: “LA COCAÍNA ME HIZO UN MONSTRUO”

Elton John se atrevió a contar su vida. Y no obvió un importante episodio en su libro autobiográfico Me: Elton John, que saldrá a la venta el 15 de octubre. El cantante británico relató como el consumo de cocaína lo convirtió en un monstruo violento.

El cantante recordó que empezó a consumir la droga en 1974. “Me gustaba cómo me hacía sentir. Esa sacudida de confianza y euforia, la sensación de que de repente podía abrirme, de que no me sentía tímido o intimidado, de que podía hablar con cualquiera”, dice.

“Dado que yo era una estrella de rock que pasaba mucho tiempo en Los Ángeles de los años 70, esta no era una hazaña insignificante”, escribe la estrella pop.

Una anécdota que él describe como desafortunada ocurrió en Cannes en junio de 1983, cuando fue despertado con una terrible resaca por su asistente personal en su hotel. “Me sentía peor que después de la fiesta de fin de año de Ringo Starr en 1974, que comenzó a las ocho de la noche y terminó alrededor de las tres y media de la tarde al día siguiente”, dice.

Con dolor en todo el cuerpo -especialmente en la mano-, su asistente lo llevó a su propia habitación de hotel, donde encontró “una escena de total devastación”. “No había ni un solo mueble intacto, excepto la cama”, describe.

 “Si no hubiera estado drogado de la cabeza cuando los Rolling Stones aparecieron en Colorado y me pidieron que subiera al escenario con ellos, podría haber interpretado “Honky Tonk Women”, saludar a la multitud y salir”, dice.

Pero la cocaína le daba demasiada confianza, como aprendió por las malas: “En vez de irme, decidí que me estaba yendo tan bien que me quedaría y tocaría con el resto del grupo, sin antes tomar la precaución de preguntar a los Stones si querían un tecladista auxiliar. Por un momento, pensé que Keith Richards no dejaba de mirarme porque estaba impresionado por la brillantez de mis improvisadas contribuciones a su obra. Después de un par de canciones, finalmente penetró en mi cerebro que la expresión de su cara no era realmente sugestiva por una profunda apreciación musical”.

“Rápidamente me escabullí, notando que Keith seguía mirándome de una manera que sugería que discutiríamos esto más tarde, y decidí que sería mejor que no me quedara para la fiesta después del show”, agrega.

Reflexionando sobre estos episodios, Elton John concluye que la razón por la que tomaba cocaína iba más allá del deseo de una sacudida de energía. “Eso era pura mierda, por supuesto”, afirma.

“Estaba lleno de energía, era curioso, tenía sentido del humor y sed de conocimiento: no necesitaba una droga para hablar con la gente”.

“Pero había algo más en la cocaína que la forma en que me hacía sentir. La cocaína tenía un cierto prestigio. Estaba de moda y era exclusivo. Hacerlo era como convertirse en miembro de una pequeña élite, que secretamente se entregaba a algo atrevido, peligroso e ilícito. Patéticamente, eso me atrajo mucho», enfatiza.

Al final del relato, Elton John lamenta su incapacidad de ver que estuvo inmerso en un grave problema de drogas durante 16 años. Y explica: “Ese era el problema. Porque estaba tomando coca, ya no era un ser humano racional”.

INFORMACION: INFOBAE