Nacional

EL DOBLE DISCURSO DEL CHANTAJE EDUCATIVO

El mismo día que el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que no cederá a chantajes de sindicatos universitarios que le exigen el incremento de al menos 17 mil millones de pesos para el próximo año, el mandatario federal se reunió con líderes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.

Al no recibir una respuesta favorable, 25 universidades públicas del país y 45 sindicatos universitarios iniciaron un paro de labores como protesta por la negativa del gobierno para dar remedio a la severa crisis que viven al menos nueve universidades del país.

El secretario general de la Confederación Nacional de Trabajadores Universitarios, Enrique Levet, señaló que solicitan un apoyo extraordinario para el pago de salarios  y prestaciones laborales, que han generado una crisis financiera en las universidades autónomas de Nayarit, Michoacán, Zacatecas, Oaxaca, Tabasco, Guerrero, Estado de México, Sinaloa y Chiapas.

De las universidades que se fueron a paro en apoyo a las instituciones en crisis fueron las autónomas de Veracruz, Campeche, Chihuahua, Colima, Tamaulipas, Baja California, Hidalgo y Puebla, una de las primeras fue la de Morelos.

Ante este panorama, el mandatario federal dijo que este movimiento es convocado por “grupos de presión y así no es ya la cosa, ya se cambió. Hay que revisar nada más cuánto es el presupuesto de cada universidad, cuánto fue lo que recibieron para este año, cuánto se está estimando que van a recibir el año próximo, y todos además estamos obligados a actuar con austeridad”.

Con la austeridad, dijo López Obrador, se podrá utilizar el presupuesto para priorizar el pago de los maestros y no hacer gastos superfluos, como ha acusado en diferentes ocasiones, respecto del financiamiento de congresos en el extranjero y lo que llama “turismo político”.

“Hacían congresos con gastos pagados a todos los invitados, no sólo les pagaban los viáticos, les pagaban por venir a dar una plática, expositores que cobraban a las universidades por eso”.

Incluso se refirió a la auditoría interna de cada universidad: “Si tenían un congreso cada seis meses, pues que tengan un congreso cada año; si tenían 100 viajes al extranjero, que le bajen a 50”.

Habló también de hacer una renovación en las universidades, de manera autónoma e independiente.

A la par de que daba este discurso, el ejecutivo federal preparaba una reunión con los líderes de la CNTE, quienes bloquearon la Cámara de Diputados hasta que se aprobara la Reforma Educativa y sus leyes secundarias, con los lineamientos que ellos acordaron con el presidente en Palacio Nacional.

 La problemática que abordaron en la novena reunión entre la disidencia magisterial y el tabasqueño fue la problemática de las normales rurales, al plantearle el fortalecimiento en planes, programas de estudio y estructura. Lograron acordar mesas específicas para estos temas.

Los logros de la CNTE y los ´chantajes´ de trabajadores universitarios es parte de la agenda que tendrá que atender el presidente en los próximos días.

A %d blogueros les gusta esto: