Nacional Sin categoría

ENTRE ´ZAPES´ Y JALONES DE OREJAS, LA ESTRATEGIA DE AMLO CONTRA INSEGURIDAD

La estrategia contra la inseguridad y la violencia que ha implementado el presidente Andrés Manuel López Obrador se han caracterizado por las frases: “guácala” contra el crimen organizado y “estoy seguro que los ven como malcriados, que no deben de andar haciendo eso, les darían hasta sus jalones de orejas, hasta sus zapes”, al referirse al grupo de encapuchados que generan disturbios en las marchas.

A inicios de septiembre, en Tamaulipas, el presidente López Obrador aseguró que no aplicará el “modelo del garrotazo que convirtió al país en un cementerio”. Ahí también mandó al carajo a la delincuencia.

“No estoy diciendo que no hay problema, claro que hay, pero estaba peor; o sea, estaba muy difícil, ustedes lo saben; ha ido bajando, se ha ido serenando la situación, hay menos inseguridad; ahora tenemos más problemas allá en la frontera, hay un grupo que está muy beligerante y lo estamos llamando a que le baje y que ya todos nos portemos bien. ¡Ya!, al carajo la delincuencia, fuchi, guácala; es como la corrupción, fuchi, guácala”.

También dijo que otra estrategia contra la violencia es fortalecer los programas sociales, enfocados en valores familiares.

La Ciudad de México ha sido sede de manifestaciones que en las últimas semanas han concluido con pintas, petardos y destrozos en tiendas que rodean el Zócalo capitalino, el presidente ha insistido en no usar la fuerza pública para reprimir estos hechos, que distan de las manifestaciones de quienes salen a protestar por una causa social.

Sin embargo al referirse a los actos vandálicos de personas encapuchadas, el presidente afirmó que para afrontarlos

“¿Qué le diría yo a los que se tapan la cara y se encapuchan y hacen estos actos? Que tengan cuidado porque en una de esas los voy a acusar con sus mamás, con sus papás, con sus abuelos, porque estoy seguro que los abuelos, las mamás, los papás, no están de acuerdo, me dejo de llamar Andrés Manuel”.

Insistió en que “estoy seguro que los ven o los verían como malcriados, que no deben de andar haciendo eso, les darían hasta sus jalones de orejas, hasta sus zapes”.

Y exhortarlos, llamarlo a que ese no es el camino. Fuera máscaras, el que lucha por la justicia, el que lucha por la libertad, por la democracia, no tiene por qué ocultar su rostro, tiene que dar la cara; y tampoco puede traer armas, sean estas piedras o petardos, varillas, nada de eso, no se requieren esas formas, esas maneras.

Aun con las acusaciones, durante la marcha por la conmemoración de la matanza de 1968, hubo tres heridos y disturbios a lo largo del paso de la manifestación hacia el Zócalo capitalino, además de que, como ha aceptado el presidente, los niveles de inseguridad no se han reducido.

A %d blogueros les gusta esto: