Medio Ambiente

INNOVADOR COMBUSTIBLE HECHO DE AIRE QUE REDUCIRÍA LA CONTAMINACIÓN DE LA AVIACIÓN

«Este es el futuro de la aviación», dice Oskar Meijerink en una cafetería en el aeropuerto de Rotterdam. Su compañía, asociada a los dueños de ese aeropuerto holandés, trabaja en la producción comercial del primer combustible hecho, en parte, de dióxido de carbono (CO2). Con sede en ese aeropuerto, la empresa Meijerink planea hacerlo con una tecnología para captar del aire CO2, el gas que contribuye al calentamiento global.

En paralelo, se separa el hidrógeno y oxígeno presentes en el agua. El hidrógeno se combina con el CO2 previamente capturado de la atmósfera para formar un gas sintético que puede ser transformado en combustible para aviones. La planta piloto alimentada por energía solar busca producir 1.000 litros de combustible para aeronaves al día.

Rotterdam AirportLa planta está en el aeropuerto holandés de Rotterdan y producirá 1.000 litros de combustible cada día. Foto: ANNA HOLLIGAN vía BBC.  Los dueños del proyecto esperan producir el primer combustible en 2021 y afirman que tendrá un impacto mucho menor que el carburante regular.

«La belleza de recoger aire directamente es que el CO2 se utiliza varias veces», explica Louise Charles, trabajador de Climeworks, la compañía que provee la tecnología para recolectar el aire. Meijerink admite que falta mucho para que este combustible sea comercialmente competitivo. «El principal elemento es el costo», reconoce.

«El combustible tradicional de aeronaves es relativamente barato. El CO2 del aire se puede captar, pero con una tecnología emergente y cara». Otras compañías están trabajando en sistemas similares de captura de aire, incluyendo Carbon Engineering en Canadá y la estadounidense Global Thermostat.

Mientras las compañías están experimentando en soluciones de alta tecnología para sustraer CO2 del aire, ya existe una forma fácil y eficiente de hacerlo: sembrar plantas. Y ya hay aviones utilizando combustibles de energías renovables como la biomasa proveniente de plantas.

Caña de azúcar, pasto, aceite de palma y hasta de excremento animal, casi cualquier cosa que contenga carbono, puede ser procesada y utilizada. «Sí, pero es difícil establecer cuándo», dice Joris Melkert, profesor titular de ingeniería aeroespacial en la Universidad Tecnológica de Delft.

INFORMACIÓN: BBCMUNDO

A %d blogueros les gusta esto: