Cultura

ANGELINA BELOFF, EL PRIMER GRAN AMOR DE DIEGO RIVERA

Angelina Beloff (1879-1969) fue una pintora, grabadora, ilustradora y escenógrafa rusa, conocida por ser hija de un importante magistrado del senado ruso. Tras la inesperada muerte de sus padres, se muda a París en búsqueda de mejorar su arte y comparte con grandes como Matisse y Picasso, quienes la ayudaron a explorar diferentes técnicas artísticas y a desarrollar un estilo personal.

Pese a ser una artista talentosa y multifacética, nunca alcanzó la fama ni el reconocimiento en el mundo del arte, algunas hipótesis argumentan que fue por la absorvente relación que tuvo con el mexicano Diego Rivera, quien con su llegada le dio un giro trascendental a la vida de Beloff.

Angelina fue una mujer de carácter tranquilo y apacible, no buscaba protagonismo ni grandes reconocimientos, se dedicaba a producir arte que era lo que más le gustaba.

Diego Rivera conocido por su facilidad con las mujeres, quedó enamorado de Beloff desde la primera vez que la vio. Juntos iniciaron una vida amorosa casándose en 1911 (para ese entonces, la pequeña Frida Kahlo estaría cumpliendo apenas 4 años).

Angelina se convirtió en la primera mujer en apaciguar el carácter del explosivo artista y él fue su único amor. El matrimonio dio frutos y  tuvieron un hijo Diego Rivera Beloff que murió a los 14 meses por una terrible neumonía, algunos historiadores afirman la existencia de una segunda hija, pero Diego nunca la reconoció y probablemente murió al poco tiempo de nacer.

A %d blogueros les gusta esto: