Nacional

LA LEGALIZACIÓN DEL ABORTO, CONTRASTES

La ley de amnistía que el presidente Andrés Manuel López Obrador envió la Cámara de Diputados incluye a mujeres criminalizadas por abortar.
Para lograr salir en libertad, algunas de las condiciones, de acuerdo con el ejecutivo federal, será “para beneficiar a la gente humilde”; también a quienes no hayan tenido una defensa legal. 

Tampoco serán objeto de amnistía si las mujeres no son reincidentes en esta acción, cometidos antes de que la ley, en caso de ser aprobada, entre en vigor. Sin embargo esta ley no blindaría a las mujeres de ir a la cárcel por decidir abortar.

La única manera de que las mujeres, en su totalidad, no sean victimizadas por este hecho es la despenalización del aborto en los congresos locales.
Hasta hace unos días la Ciudad de México era la única entidad en la que el aborto es  legal, desde hace 12 años y apenas el 25 de septiembre Oaxaca se convirtió en la segunda entidad en despenalizar la interrupción del embarazo hasta las primeras 12 semanas. Esto se logró con 24 votos a favor y 12 en contra.

Legisladoras locales argumentaron que no están a favor del aborto, pero sí a favor de salvar la vida de las mujeres que acuden a esta práctica en la clandestinidad. En medio del debate entre quienes están a favor y en contra del aborto, en el país es la cuarta causa de muerte en el país y en  Oaxaca, la tercera.

A los diez años que en la capital del país se legalizó el aborto, la tasa de muertes por esta práctica se redujo a cero. Cuando se habla de aborto y de penalizarlo, se suele decir que practicarlo significa matar a una persona.

El argumento que dan quienes están en contra del aborto es que “matan” a una persona. Sin embargo, científicamente el argumento es que en las leyes se permite la interrupción hasta las primeras 12 semanas  es porque «un embrión no es una persona».

El científico mexicano con especialidad en biología evolutiva, Antonio Lazcano, detalló que el producto del embarazo antes de la semana 12 de gestación no es una persona, ni siquiera en potencia, dado que la placenta tiene el mismo contenido genético que el cigoto.

Así lo hizo saber el experto al impartir la conferencia magistral “¿Qué es la vida?”, que se llevó a cabo en el auditorio Alfonso Caso de la Torre de Humanidades de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Ahí el experto afirmó que “la inevitabilidad de comparar un cigoto con una persona es ilegítima desde el punto de vista biológico, ese es el punto básico, ese es el punto que creo que la senadora no entiende, pero tampoco lo entienden muchas otras personas”.

Lazcano es el fundador del curso y laboratorio ‘Origen de la vida’ en la UNAM y fue apenas en marzo explicó el proceso de fecundación y dijo que si bien un óvulo fecundado por un espermatozoide pueden dar como resultado un niño, éste se considera persona hasta después de la semana 12.

Incluso aseguró que “se han acercado políticos, no solo a mí, sino a gente que ha reflexionado más sobre este asunto y de los que se han acercado es la gente abierta, culta e interesante, cosas que no se aplica ni a todos los biólogos ni a todos los políticos». También exponen el derecho que tienen las mujeres a decidir sobre su cuerpo.

El Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), concluye que “la criminalización del aborto es la materialización de la idea de que la maternidad es la función obligatoria de las mujeres; idea que continúa permeando no solo la cultura, sino todas las instituciones del Estado y que representa una violación a los derechos humanos”.

En las entidades donde se dan las mayores penalizaciones por abortar, sin importar la causa, en primer lugar es Sonora, con uno a seis años de cárcel y la siguen  Baja California, Morelos, Puebla y Tamaulipas, de uno a cinco años en prisión. Gire llega a dicha conclusión dado que los testimonios  registrados en México.

Uno de los casos más recordados fue el de Dafne McPherson quien el 17 de febrero de 2015, al regresar a su trabajo en una tienda departamental de Querétaro sintió molestias y al estar en el baño sufrió un aborto espontáneo, en ese momento se enteró que estaba embarazada.

La Fiscalía de Querétaro consideró que no trató de salvar a su bebé y seis meses después un juez la condenó a 16 años de prisión. El caso de la joven de 26 años llegó a la Corte mexicana.

La joven pasó tres años en prisión porque en 2017 se comprobó que el caso estuvo plagado de irregularidades, además de que se no se comprobaron  científicamente las acusaciones. 

Ante este panorama el gobierno mexicano incluye este tipo de casos en la ley de amnistía, pero no así en los congresos locales de 30 entidades. 
El presidente Andrés Manuel López Obrador evadió hablar del tema. Señaló que «en temas polémicos no me voy a meter».

Añadió que “tenemos buenas relaciones con todas las iglesias, hay temas polémicos y yo trato de no abordarlos porque represento a todos los ciudadanos y en esos temas no me voy a meter”. 

Las peticiones de mujeres en el resto de las 30 entidades donde aún encarcelan a las mujeres por esta situación, es que legalicen el aborto.
Este fin de semana se llevó a cabo una marcha feminista en la que exigían dejar de criminalizar a las mujeres debido a que a nadie le concierne la decisión sobre sus propios derechos, argumentaron.

A %d blogueros les gusta esto: