Cultura

GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ, EL PERIODISTA

Uno de los principales representantes del boom latinoamericano, Gabriel García Márquez, autor de las obras literarias más emblemáticas del siglo pasado, como lo son Cien años de soledadEl coronel no tiene quien le escriba, al igual que muchos otros escritores, ejercería el oficio del periodismo, el cual, en palabras del propio Márquez, es el mejor del mundo. 

La carrera del escritor dentro del universo periodístico iniciaría en un periódico llamado “El Universal” un periódico de Bogotá, Colombia, en un principio columnista, el escritor fue puliendo su trabajo mediante la redacción de textos informativos, siempre con un toque distintivo, un periodista que también era un ávido lector, cargado de influencias literarias resultaba inevitable que el mismo no plasmara todo aquello recibido dentro de su propia estructura periodística. 

El oficio se volvió un placer, la vida se adecuaba, lo mágico se revelaba, Garcia Márquez encontraba una practica donde podía dejar ir su pluma y su inquietud siempre latente, ese fuego interno que le hacía escribir sobre lo que lo rodeaba; imposible mantenerse ajeno a su entorno, a Colombia, al mundo, plasmar los acontecimientos en papel y en tinta se volvió algo ya indispensable para el escritor, casi como respirar, el placer se volvió pasión. 

“Toda la vida he sido un periodista. Mis libros son libros de periodista aunque se vea poco. Pero esos libros tienen una cantidad de investigación y de comprobación de datos y de rigor histórico, de fidelidad a los hechos, que en el fondo son grandes reportajes novelados o fantásticos, pero el método de investigación y de manejo de la información y los hechos es de periodista.” 

“El periodismo es una pasión insaciable que sólo puede digerirse y humanizarse por su confrontación descarnada con la realidad” señalaría Márquez, confirmando una pasión indiscutible por el periodismo.

El oficio llevaría a García Márquez hasta Europa, siendo corresponsal del periódico El Espectadorpor aquellas tierras, entre París, Italia y Viena, el escritor haría crónica de toda especie y tema, con matices y perspectivas de una Europa vista por el ojo de un latinoamericano. Cualquier párrafo, reportaje, crónica, que saliera de la menta y la pluma de Márquez resultaba en una lectura disfrutable para todo aquello que lo leían, el amor que tenía por el oficio se notaba, en cada línea escrita. 

De esta manera el escritor se formo de una reputación, y por tanto fue puliendo cada vez más sus trabajos, sus descripciones eran certeras y fidedignas, se volvió un periodista empático, y por tanto desarrollando casi de manera perfecta los contextos donde se desenvolvían sus historias. Algunos de sus trabajos periodísticos mas reconocidos e intrigantes son: El juramentoCaracas sin agua, Cuba de cabo a rabo yVietnam por dentro.

García Márquez se formó en el periodismo, el escritor nació de aquel oficio, un narrador sin precedentes, inigualable, producto de su primer amor, la crónica, la investigación periodística y el ímpetu por la información. 

A %d blogueros les gusta esto: